Saltar al contenido

Esquina del Tribunal Fiscal: Cómo el Tribunal reconstruye los ingresos

Cuando un contribuyente tiene un negocio de todo en efectivo o el IRS piensa que no se están declarando todos los ingresos, el IRS y el Tribunal Fiscal de los EE.UU. pueden reconstruir los ingresos.Esto se hace normalmente mediante depósitos bancarios y gastos en efectivo; sin embargo, también puede hacerse mediante un análisis de flujo de caja.

Otra forma de reconstruir los ingresos es el “método del patrimonio neto”, en el que el aumento del patrimonio neto del contribuyente se añade a los gastos de subsistencia y a los impuestos pagados, y se compara con los ingresos declarados.Otra forma es el “método de los gastos en efectivo”, una variación del método del patrimonio neto, en el que todo el efectivo comprobable se añade a los ingresos en efectivo y se deducen todos los desembolsos en efectivo.

Esquina del Tribunal Fiscal: Cómo el Tribunal reconstruye los ingresos
Esquina del Tribunal Fiscal: Cómo el Tribunal reconstruye los ingresos

Otro método es el “método de depósito bancario”, en el que los depósitos bancarios se comparan con los ingresos declarados. También, el “método del porcentaje de margen”, en el que los ingresos del contribuyente se determinan aplicando ciertos porcentajes (como el beneficio bruto a las ventas, o el ingreso neto a los ingresos brutos, o el beneficio bruto a las ventas) derivados de otros contribuyentes de la misma actividad a las ventas o compras brutas del contribuyente.

En Charles Y. Choi; Jin Yi Choi, Petitioners v. Commissioner , el Comisionado utilizó el método de “depósitos bancarios más gastos en efectivo” para reconstruir los ingresos y determinó una deficiencia de 59.106 dólares para 1991 y 49.624 dólares para 1992. El Comisionado encontró intenciones fraudulentas e impuso una sanción. De hecho, el Chois, en 1996, se declaró culpable de evasión criminal de impuestos para el año fiscal 1992.

Al impugnar las determinaciones de la deficiencia y la sanción civil en el Tribunal Fiscal, el Chois argumentó que no se le permitía al Comisionado utilizar el método de “depósitos bancarios más gastos en efectivo” para reconstruir sus ingresos. El Chois aportó el testimonio de expertos para demostrar que al utilizar un método diferente de reconstruir los ingresos, el Comisionado no habría determinado una deficiencia para ninguno de los dos ejercicios fiscales. También impugnaron la conclusión sobre el fraude.

El Tribunal Fiscal confirmó el uso por el Comisionado del método de “depósitos bancarios más gastos en efectivo” para la reconstrucción de los ingresos y rechazó el método alternativo de Chois, al tiempo que impuso una sanción por fraude civil para 1991. El Tribunal Fiscal dictaminó que los Chois tenían prohibido, por impedimento colateral, impugnar los méritos de la pena por fraude de 1992.

Los Chois apelaron.En el Tribunal Fiscal, el principal desafío fue el uso del método de reconstrucción de ingresos “depósitos bancarios más gastos en efectivo”. Con arreglo a este método, los ingresos brutos se obtienen sumando todos los depósitos bancarios realizados por el contribuyente durante el ejercicio fiscal en cuestión, restando las cantidades no imponibles y sumando los gastos realizados en efectivo que nunca se depositaron en el banco. El tribunal utilizó como posición Estados Unidos contra Brickey .

El Chois impugnó el uso de este método, argumentando que el Comisionado no restó adecuadamente todas las cantidades no imponibles. Sostuvieron que muchos de los depósitos bancarios consistían en cantidades no imponibles porque la tienda de comestibles cobraba los cheques de nómina de sus clientes sin cobrar una tarifa cuando el cliente también compraba comestibles; por lo tanto, depositaban estos cheques en la cuenta bancaria de la tienda de comestibles.

Por lo tanto, la parte de cada cheque que se devolvía a los clientes en efectivo era claramente un ingreso no imponible. Por lo tanto, el Comisionado no podía permitirse incluir en el cálculo de los ingresos la cantidad total que se depositaba en la cuenta bancaria de la tienda.

Sin embargo, el Comisionado no incluyó todos los depósitos de la tienda en el cálculo de los ingresos de los Chois. Más bien, el Comisionado restó correctamente “no ingresos identificables” y presumió correctamente que el resto de los depósitos eran ingresos imponibles.

Como determinó el Tribunal Fiscal, sólo había dos fuentes de dinero en efectivo que abastecían las cajas registradoras de la tienda de Chois:

1. Dinero en efectivo de los clientes que compraron comestibles.

2. El efectivo devuelto de la cuenta bancaria de la tienda después de que los cheques fueran depositados.

Todo el dinero recibido por la venta de comestibles era claramente imponible. La única actividad no gravable que los dueños de las tiendas realizaban era el cobro de los cheques de nómina de los clientes.

En 1991, los Choi depositaron 2.066.381 dólares en su cuenta bancaria, nada en efectivo. Luego devolvieron aproximadamente 1.420.200 dólares en efectivo a la caja registradora después de procesar los cheques a través de su banco. Sin el efectivo adicional que entraba en la caja registradora por la venta de comestibles, estos 1.420.200 dólares eran la cantidad máxima disponible en la caja registradora para dar a los clientes que cobraban los cheques de nómina.

Debido a que sólo podrían haber cobrado más de 1.420.200 dólares en cheques de nómina si recibieran dinero adicional de los clientes que compraron comestibles, 1.420.200 dólares es también la cantidad máxima de dinero no imponible que los Chois podrían haber depositado en su cuenta bancaria en 1991. El Comisionado apropiadamente restó la totalidad de $1,420,200 del cálculo de los ingresos de los Chois.Por lo tanto, los Chois perdieron en la apelación.

En Roberto Insolera y Angela Insolera, Peticionarios-Apelantes contra Comisionado , las Insoleras fueron declaradas responsables de las deficiencias en su impuesto sobre la renta de 1968 y 1969 y de una pena adicional por fraude del 50 por ciento para cada uno de los dos años. La decisión y el fallo – tras el examen del expediente, la lectura de los escritos de las partes en la apelación y la audiencia de los argumentos orales de los abogados – fueron confirmados por el tribunal.

El tribunal declaró que había amplias pruebas para sustentar la conclusión de una deficiencia para el año 1968. El Comisionado determinó la deficiencia basándose en el “método de los depósitos bancarios” para reconstruir los ingresos. Empezó con el total de los depósitos en las diversas cuentas bancarias de los apelantes y luego restó los préstamos recibidos, las transferencias interbancarias, los redepósitos de efectivo y los ingresos declarados en las declaraciones de impuestos de los apelantes para obtener “depósitos bancarios inexplicados” por valor de 27.524 dólares, que constituye la cantidad por la que los contribuyentes subestimaron sus ingresos para el año 1968.

Aunque los contribuyentes sostuvieron que los “depósitos inexplicados” podían, de hecho, explicarse como resultado de la práctica de los contribuyentes de redepositar el efectivo previamente retirado de sus diversas cuentas bancarias (es decir, “revuelto”), no era irrazonable que el Tribunal Fiscal descreyera de esa teoría y del testimonio de los apelantes, particularmente a la luz de la presunción de corrección que acompaña a la determinación de una deficiencia por parte del Comisionado. Tampoco era irrazonable que el Comisionado, al determinar la deficiencia, se negara a dar crédito al testimonio de los demandantes en relación con los redepósitos en efectivo en ausencia de pruebas corroborantes de los depósitos, como los recibos de depósito.

El hecho de que los contribuyentes hayan retirado una gran cantidad de dinero no significa que hayan redepositado los retiros. En resumen, el hecho de que no se demostrara que los “depósitos inexplicados” no eran ingresos fue culpa del contribuyente, no del Comisionado.

También había amplias pruebas para sustentar la determinación del Comisionado, con arreglo al mismo “método de los depósitos bancarios” para reconstruir los ingresos, de una deficiencia de 23.739 dólares para el año 1969. Aunque los apelantes argumentaron correctamente que el estatuto de limitaciones prohíbe la evaluación de una deficiencia con respecto a la declaración de 1969 a menos que se demuestre que hubo fraude, el Comisionado había demostrado con pruebas claras y convincentes que la subestimación de los ingresos para el año 1969 se debió a un fraude.

Aparte de los importantes depósitos inexplicados, había pruebas de que los contribuyentes destruyeron importantes registros pertinentes durante la investigación penal del Comisionado. Se trataba de personas bien educadas y sofisticadas, bastante competentes en el mantenimiento de registros financieros cuando les convenía, y la pauta de subregistro se extendió durante un período de dos años.

En esas circunstancias, la determinación del Comisionado no fue arbitraria, e incluso suponiendo que el Comisionado tuviera la carga de probar el fraude con respecto a la deficiencia de 1969, esa carga quedó satisfecha. Así pues, la presunción de corrección en cuanto a las deficiencias no se vio alterada.

Como puede ver, el Tribunal Fiscal puede y va a reconstruir los ingresos.