Saltar al contenido

Encuesta PwC: No hay que ceder en el fraude a las empresas de EE.UU.

Si pensabas que el fraude ya no era un problema tan grande en las empresas de EE.UU., piénsalo de nuevo.

El 45 por ciento de las organizaciones en los Estados Unidos experimentó algún tipo de fraude en los últimos dos años, más que el promedio mundial del 37 por ciento, mientras que el 54 por ciento de las empresas estadounidenses informó de un fraude de más de 100.000 dólares, y el 8 por ciento informó de un fraude de más de 5 millones de dólares, según una reciente encuesta mundial de la empresa Big Four PwC.

Encuesta PwC: No hay que ceder en el fraude a las empresas de EE.UU.
Encuesta PwC: No hay que ceder en el fraude a las empresas de EE.UU.

Además, dos tipos de delitos económicos están particularmente en alza: el fraude contable (que ha pasado del 16% en 2011 al 23% en 2014) y el soborno y la corrupción (que ha pasado del 7% en 2011 al 14% en 2014), según el informe de PwC Economic Crime: Una amenaza para los procesos empresariales .

“La realidad del fraude es que puede afectar a los ingresos de una empresa tan directamente como a otros negocios y a las fuerzas del mercado”, dijo Steven Skalak, socio de la práctica de Servicios Forenses de PwC, en una declaración escrita. “El riesgo de soborno y corrupción aumenta a medida que las organizaciones estadounidenses operan y buscan oportunidades en mercados de alto riesgo”.

¿Quién está cometiendo fraude? Según PwC, el 54% de los fraudes internos fueron cometidos por mandos intermedios, en comparación con el 45% en 2011.El perfil de los defraudadores internos es masculino, de treinta y un a cuarenta años de edad, con un empleo de entre tres y cinco años y con un título universitario.

El 86% de las organizaciones estadounidenses tienen un mecanismo de denuncia, según el informe, en comparación con sólo el 62% de las organizaciones mundiales.

“A más oportunidades, más riesgos; las organizaciones ya no pueden centrar sus estrategias de prevención y detección de fraudes en sólo unos pocos tipos de fraude, un determinado perfil de defraudador o ciertas amenazas percibidas.Deben estar preparadas para lanzar una red más amplia, ya que las amenazas asociadas al fraude son cada vez mayores”, dijo Didier Lavion, director de PwC y autor principal del informe estadounidense.

PwC también encontró que las empresas están empezando a cambiar su forma de pensar sobre la ciberseguridad, considerándola como un asunto de negocios, no sólo como un asunto de IT. Más de una de cada cuatro (44 por ciento) organizaciones estadounidenses que sufrieron fraude en los últimos veinticuatro meses sufrió un delito cibernético. El cuarenta y cuatro por ciento de todos los encuestados de EE.UU. indicaron que pensaban que era probable que su organización sufriera un delito cibernético en los próximos dos años.

El 71% de los encuestados de EE.UU. indicaron que su percepción de los riesgos del cibercrimen aumentó en los últimos veinticuatro meses, con un incremento del 10% a partir de 2011. Sin embargo, esos encuestados eran en general menos conscientes del coste del cibercrimen: el 42% en comparación con el 33% de los encuestados a nivel mundial.

“Las corporaciones estadounidenses necesitan aprovechar y aplicar mejor la potencia computacional y analítica de las tecnologías de seguridad cibernética para ayudar a combatir la creciente presencia mundial de la delincuencia cibernética”, añadió Lavion.

Sobre la encuesta:

El Estudio Mundial sobre Delitos Económicos de 2014 fue completado por 5.128 encuestados de noventa y cinco países entre agosto y octubre de 2013.De los encuestados, el 50 por ciento eran altos ejecutivos, el 35 por ciento representaba a empresas que cotizan en bolsa, y el 54 por ciento eran de organizaciones con más de 1.000 empleados. Hubo 115 encuestados de los Estados Unidos; de ellos, el 36% eran altos ejecutivos, el 53% representaba a empresas que cotizan en bolsa, y el 76% procedía de organizaciones con más de 1.000 empleados.

Artículos relacionados:

Dentro de la mente del criminal de cuello blanco…
Un nuevo informe muestra el cambio en el entorno del fraude.
Encuesta: Los mayores obstáculos para la protección de los riesgos corporativos son internos