Saltar al contenido

El trabajo descuidado es lo que más molesta a los gerentes, según una encuesta.

¿Quieres ponerte del lado bueno de tu supervisor? Entonces no dejes que los detalles se escapen de las grietas.

Según una encuesta reciente de la empresa de personal Accountemps, más de un tercio (35 por ciento) de los jefes de contabilidad y finanzas citaron la falta de atención a los detalles o el trabajo descuidado como el comportamiento más molesto de los compañeros de trabajo.

El trabajo descuidado es lo que más molesta a los gerentes, según una encuesta.
El trabajo descuidado es lo que más molesta a los gerentes, según una encuesta.

Para el 28 por ciento de los encuestados, su mayor molestia fue chismorrear o hacer política de oficina, un 5 por ciento más que en una encuesta similar en 2011.El 17% de los gerentes citaron el incumplimiento de los plazos.

Bill Driscoll, presidente de distrito de Accountemps, dijo que los profesionales de la contabilidad y las finanzas no deberían depender de otros para detectar sus errores.

“Las organizaciones se benefician cuando los empleados se demoran en revisar un proyecto cuidadosamente antes de presentarlo porque hay menos necesidad de revisiones posteriores y se reduce el riesgo de que los errores no detectados dañen la reputación de las empresas”, dijo Driscoll en una declaración escrita. “Pulsar el ‘botón de pausa’ también permite a los profesionales pensar en cómo trabajan y si hay enfoques mejores y más innovadores que puedan adoptar”.

Accountemps recomienda las siguientes cinco estrategias para ayudar a los profesionales a evitar ganarse una reputación de trabajador descuidado:

1. Reducir las distracciones. Revisar los correos electrónicos mientras se revisa un informe crítico o examinar los medios sociales mientras se realizan cálculos complicados puede llevar a errores embarazosos. Dedique tiempo a concentrarse únicamente en una tarea evitando el ruido exterior, como los textos y los correos electrónicos.

2. Simplificar los grandes proyectos. Las asignaciones grandes y complejas pueden ser abrumadoras y llevar a la postergación. En la loca carrera por cumplir con una fecha límite, se pueden cometer errores fácilmente. Evita este escenario dividiendo el trabajo en tareas más pequeñas y manejables.

3. Tómese un descanso. Pasar largas horas en el ordenador puede ser agotador. Una breve pausa durante la jornada laboral o al salir de la oficina puede ayudar a proporcionar una nueva perspectiva al volver más tarde a la tarea.

4. Conseguir la ayuda de los compañeros de trabajo. 5. Dedique tiempo al proceso para que un colega de confianza proporcione un “segundo par de ojos” para comprobar la precisión y la calidad del trabajo. Asegúrese de reconocer las contribuciones de esa persona y de reciprocarlas en el futuro.

5. Tómese el tiempo para evaluar las expectativas. 6. Reúnase brevemente con su gerente al comienzo de una tarea compleja para discutir las metas y aclarar cualquier asunto pendiente.