Saltar al contenido

El Senado de California vota para quitarle a los Boy Scouts el estatus de exentos de impuestos

Por Jason Bramwell

Por una votación de veintisiete a nueve, el Senado de California aprobó el 29 de mayo un proyecto de ley que revocaría la exención de impuestos de las organizaciones juveniles sin fines de lucro, como los Boy Scouts of America, que discriminan en base a la orientación sexual, la identidad de género o la afiliación religiosa.

El Senado de California vota para quitarle a los Boy Scouts el estatus de exentos de impuestos
El Senado de California vota para quitarle a los Boy Scouts el estatus de exentos de impuestos

La legislación, que requería un voto de dos tercios en lugar de una mayoría simple porque se trataba de una medida fiscal, se somete ahora a la consideración de la Asamblea del Estado de California.

“Las protecciones en este proyecto de ley viven más allá de las acciones transitorias que cualquier grupo pueda tomar – ahora o en el futuro. La comunidad LGBT [lesbianas, gays, bisexuales y transexuales] debe ser protegida a perpetuidad”, dijo el senador estatal Ricardo Lara en una declaración escrita después de la votación. “Estoy orgulloso de que mis colegas se unieron a mí hoy en el lado correcto de la historia al votar por la Ley de Igualdad Juvenil”.

Después de revisar su política de membresía durante los últimos meses y de solicitar la opinión del público, el 23 de mayo Boy Scouts of America levantó una prohibición de 103 años que impedía a los jóvenes abiertamente homosexuales unirse a los Boy Scouts. La nueva norma entra en vigor el 1 de enero de 2014.

Lara, quien llamó a los Boy Scouts of America “una parte innegablemente importante de las vidas de los jóvenes y una parte de nuestro tejido americano”, dijo que la organización se quedó corta en la implementación de una política verdaderamente inclusiva al evitar que los adultos gays se conviertan en líderes de los Boy Scouts.

“Si bien es un paso en la dirección correcta, continuar con la prohibición de los adultos LGBT se basa en supuestos y estereotipos absurdos que perpetúan el odio y la homofobia”, dijo Lara, que es abiertamente gay, a sus colegas. “¿Qué? ¿Qué significa esto? Hasta los diecisiete años estás bien para estar en los Boy Scouts, pero al filo de la medianoche de tu decimoctavo cumpleaños, te conviertes en un pedófilo o un depredador? ¿Qué clase de mensaje distorsionado envía esto? La igualdad no tiene fecha de caducidad”.

Si se considera que una organización juvenil es discriminatoria, el proyecto de ley, si se aprueba, exigiría al grupo que pague impuestos corporativos sobre las donaciones, las cuotas de los miembros, las cuotas de los campamentos y otras fuentes de ingresos, así como que obtenga permisos de venta y pague impuestos sobre las ventas de alimentos, bebidas y artículos caseros que se vendan en las actividades de recaudación de fondos.

“El Club 4-H y las Girl Scouts no discriminan. No excluyen a los miembros o líderes LGBT sólo por el simple hecho de ser quienes son. Tampoco lo hacen el Club de Niños y Niñas o la YMCA. Además de ser lo correcto, según la ley actual, la inclusión y el compromiso con la igualdad de estos grupos los hace elegibles para la exención de impuestos”, dijo Lara. “En el otro extremo del espectro, tenemos a los Boy Scouts of America, una organización con un defecto central tan profundo que hasta que no se arregle completamente, significa que están fuera de línea con los valores de California y no deberían ser elegibles para un beneficio fiscal pagado por todos los californianos”.

En una declaración del 27 de mayo a AccountingWEB con respecto a la Ley de Igualdad para los Jóvenes, los Boy Scouts of America dijeron: “A través de veintitrés concilios locales, los Boy Scouts of America se enfocan en servir a 180,000 jóvenes en California y en inculcar los valores del Juramento y la Ley de los Scouts, los cuales ayudan a desarrollar el carácter, la ciudadanía y la aptitud física”.

Según los Boy Scouts of America, no se estaba considerando la posibilidad de modificar la actual política de afiliación de los dirigentes adultos; por lo tanto, la política para los adultos sigue en vigor.

Lara dijo que a los Boy Scouts de América se les ha dado tiempo suficiente para cambiar su política para los adultos.

“Han elegido un camino que todavía conduce a la discriminación”, añadió. “La discriminación está mal. La discriminación no debe ser subvencionada. La discriminación tiene un costo. Así que para que [los Boy Scouts de América] lleguen tan tarde y se queden cortos, no tenemos que decir nada más. No en nuestro turno. No con el dinero de California”.

Artículo relacionado:

  • Los Boy Scouts podrían perder las ventajas fiscales si se aprueba el proyecto de ley del Senado de California