Saltar al contenido

El proceso de “Siete desechos” para mejorar la rentabilidad de los clientes

Un problema común para los clientes en cualquier etapa de crecimiento, en cualquier industria, es la disminución de la rentabilidad. Los cambios negativos en el balance final son fáciles de detectar para los clientes, pero es más difícil para ellos diagnosticar por qué se está produciendo el cambio y tomar medidas correctivas.

Una gran oportunidad para que los asesores empresariales añadan un valor sustancial es no sólo identificar la causa, sino dar el siguiente paso y ayudar a los clientes a identificar y aplicar estrategias para invertir el declive.

El proceso de “Siete desechos” para mejorar la rentabilidad de los clientes
El proceso de “Siete desechos” para mejorar la rentabilidad de los clientes

Herramienta simple, resultado poderoso

Hay una simple herramienta que los asesores de negocios pueden usar para mejorar dramáticamente la rentabilidad de los clientes. Llamado “Siete desechos”, fue desarrollado inicialmente por Toyota como un concepto clave del Sistema de Producción Toyota (TPS) y puede aplicarse a cualquier organización basada en servicios o productos.

Es un proceso poderoso para facilitar esta herramienta en una reunión con un cliente, haga que su cliente presente tres ejemplos de su negocio de cada uno de los siete desechos de abajo. El cliente puede entonces poner un valor monetario junto a cada ejemplo. Luego calificaría cada ejemplo como alto, medio o bajo en cuanto a la facilidad para abordar la cuestión de los desechos.

¿Qué son los Siete Desechos?

  1. Sobreproducción – ejemplos obvios de sobreproducción son la producción de productos sin garantía de venta y la prestación de un servicio excesivo a los clientes, pero ¿qué pasa con cuestiones menos obvias como el exceso de personal, el exceso de papeleo o el pago excesivo a los acreedores?
  2. Esperando – ¿dónde esperan las cosas en la organización? La respuesta suele ser “en todas partes”. Damos el ejemplo del tiempo que toma desde que se consigue un trabajo hasta que el pago llega a tu cuenta bancaria. ¿Cuántos minutos de esos cientos de miles le agregaste valor a ese proceso? Verá que normalmente todo es un desperdicio. Algunos ejemplos podrían ser: esperar una decisión de la dirección, el absentismo del personal o la reparación de la máquina.
  3. Transporte – no piense sólo en el transporte de mercancías para este, también podría incluir el movimiento interno y externo de personas, mercancías e información. Por ejemplo, la disposición de la fábrica, los daños a los productos durante el proceso de carga o incluso el número de reuniones entre oficinas celebradas frente a las conferencias web.
  4. Procesamiento inapropiado – normalmente hay un montón de ejemplos en las organizaciones de utilizar la máquina o persona equivocada para el trabajo, “usando un martillo para romper una nuez”, desde la dirección que quiere tomar todas las decisiones a la falta de sistemas documentados, hasta perseguir las ventas que nunca van a cerrar.
  5. Inventario – refiriéndose al valor almacenado en algún lugar de la organización, el inventario podría ser en forma de trabajos en curso, productos terminados o incluso dejar dinero sobre la mesa al negociar.
  6. Movimiento innecesario – la gestión del tiempo y la ergonomía son las claves aquí. Podría ser en forma de una distribución desorganizada de la oficina, parar y comenzar trabajos, o incluso pasar demasiado tiempo enviando correos electrónicos cuando se levanta el teléfono habría sido más rápido.
  7. Defectos – ¿Dónde ocurren los errores en la organización y cuánto cuestan? Esto puede deberse a instrucciones deficientes, falta de procesos claros, especificaciones deficientes, un plazo incumplido o incluso la incapacidad de aprender de los propios errores.

Una vez que haya repasado la lista de residuos con su cliente, seleccione los tres ejemplos más impactantes, asegurándose de que son los que tienen una combinación de ser los de mayor valor y los más fáciles de implementar. A continuación, puedes dar el siguiente paso y establecer acciones, responsabilidades y plazos junto a cada uno, asegurándote de que haces un seguimiento con el cliente para confirmar que siguen siendo responsables de completar las acciones.

Los siete desechos es un gran proceso para averiguar dónde está perdiendo su cliente el tiempo, la gente, los recursos, la energía y el dinero para mejorar la rentabilidad. Buscando temas de alto valor que sean fáciles de arreglar inicialmente, podrán tener un impacto rápido y positivo.

¡Buena suerte!