Saltar al contenido

El partido republicano de la Cámara de Representantes defiende el caso del impuesto de ajuste de fronteras

Con la reforma fiscal todavía en juego, la Fundación Fiscal ha unido el debate con un informe que explora el ajuste de las fronteras y sus posibles problemas de aplicación.

El ajuste de las fronteras es un aspecto clave del plan fiscal que los republicanos de la Cámara de Representantes pusieron en marcha en junio de 2016. El plan pretende reducir la tasa del impuesto sobre la renta de las empresas al 20% y modificarla a lo que se denomina un impuesto sobre el flujo de efectivo basado en el destino (que se aplica al consumo de bienes y servicios en los Estados Unidos) en lugar de un impuesto basado en el origen (que se aplica a la producción de bienes y servicios en los Estados Unidos).

El partido republicano de la Cámara de Representantes defiende el caso del impuesto de ajuste de fronteras
El partido republicano de la Cámara de Representantes defiende el caso del impuesto de ajuste de fronteras

Como parte de ese plan, el ajuste en la frontera aplicaría ese impuesto a las importaciones pero no a las exportaciones. Las empresas estadounidenses no podrían deducir los costos de importación y no se les aplicaría el impuesto a las exportaciones.

El cambio, entonces, es neutral para el comercio, según el informe. No cambia la balanza comercial y no crea una ventaja o desventaja para los Estados Unidos.

“Cuando se aplique el ajuste en la frontera, o bien el dólar de los Estados Unidos se apreciará o bien aumentará el nivel de los precios internos, de modo que las importaciones y los bienes nacionales se mantengan en pie de igualdad con respecto a la legislación vigente”, se afirma en el informe.

El concepto puede ser nuevo como un impuesto sobre la renta de las empresas, pero la aplicación real del ajuste fronterizo se ha venido utilizando desde el decenio de 1860 y es común en todo el mundo, según el informe.

“Muchos impuestos sobre las ventas al por menor en los Estados Unidos se basan en el destino y tienen ajustes en la frontera, y la mayoría de los impuestos sobre el valor añadido en todo el mundo emplean ajustes en la frontera”, afirma el informe.

Además, el ajuste fronterizo impediría el desplazamiento de los beneficios, eliminaría la necesidad de disposiciones contra la erosión de la base y ampliaría la base impositiva dentro del plazo del presupuesto, según el informe.

“Aunque no se esperan beneficios económicos relacionados con el comercio de la aplicación de un ajuste fronterizo, este enfoque tiene ventajas, especialmente en lo que respecta a la limitación de la evasión fiscal y la simplificación de ciertos aspectos del código”, dijo Kyle Pomerleau, director de proyectos federales de la Fundación Fiscal, que es el autor del informe.

Según el plan de los republicanos de la Cámara de Representantes, el ajuste fronterizo recaudaría más de un billón de dólares de ingresos en los próximos 10 años, que podrían financiar otras disposiciones. Esto se debe a que los Estados Unidos tienen ahora un déficit comercial de unos 500.000 millones de dólares, lo que significa que las importaciones gravadas con un impuesto basado en el destino superan a las exportaciones, que están exentas, según el informe. Sin embargo, cabe señalar que si el déficit comercial se convierte en un superávit comercial, ese aumento de los ingresos desaparece.

Pero Pomerleau también indica que el ajuste de las fronteras probablemente enfrentará desafíos. No está claro si cumpliría con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Además, en algunas situaciones podría imponer una carga excesiva a los exportadores y plantear problemas de transición.

Sin embargo, en general, Pomerleau cree que la propuesta de ajuste de fronteras “es una política seria digna de consideración”.

Aquí hay una mirada más cercana a algunos de los obstáculos potenciales, según el informe:

OMC. Las normas actuales de la OMC podrían considerar el plan fiscal de ajuste en frontera como una ventaja comercial injusta para los Estados Unidos.

Las normas permiten ajustes fronterizos en las importaciones y exportaciones, pero normalmente se permiten en virtud de un impuesto indirecto, como un impuesto especial, y no en virtud de un impuesto directo, como es el caso del impuesto sobre la renta de las sociedades. Un impuesto con un ajuste en la frontera podría considerarse discriminatorio contra las importaciones si los bienes nacionales y los extranjeros no reciben el mismo trato. Y las exportaciones no pueden obtener un reembolso de impuestos mayor que el impuesto recaudado si los mismos bienes estuvieran en el mercado nacional.

Cómo funcionará. Los impuestos pagados sobre las importaciones deben compensarse directamente con una exención igual para las exportaciones. Pero no está claro si la propuesta del GOP de la Cámara funcionará de esa manera, y es posible que los exportadores se enfrenten a una desventaja competitiva.

También será difícil asegurar que todas las ventas directas al extranjero a los consumidores sean gravadas.

Transiciones. ¿En cuánto tiempo se ajustarán los precios al nuevo impuesto basado en el destino? Hasta que eso suceda, el impuesto podría recaer sobre los consumidores y los productores.

Los activos extranjeros en poder de los estadounidenses disminuirían su valor debido a la apreciación del dólar. Las personas con ganancias de inversión en euros verían disminuciones después de la apreciación. Pero los residentes de otros países que poseen activos estadounidenses verían mayores retornos.

“Es importante señalar que aunque este golpe a la riqueza debido al ajuste fronterizo es real, el plan republicano más amplio impulsaría permanentemente los ingresos de los estadounidenses al mismo tiempo”, afirma el informe.