Saltar al contenido

El marketing guerrilla: ventajas y posibilidades a bajo coste

Vivimos una época complicada y cualquier inversión puede convertirse en un aprieto para muchas empresas. El marketing es una de esas opciones que, en un momento de supervivencia, puede ser prescindible por el alto coste. Sin embargo, hay acciones para la promoción de la marca cuya puesta en marcha resulta menos costosa y, en muchas ocasiones, más efectiva. Es el marketing de guerrilla.

Se trata de un concepto de marketing acuñado por Jay Conrad Levinson en un libro sobre marketing para negocios pequeños. En sí engloba a las técnicas de marketing que se llevan a cabo a través de fórmulas distintas a las establecidas y cuya inversión es muy inferior para seguir llegando a la audiencia potencial.

Son acciones de promoción, por tanto, adaptadas a pequeñas empresas con un presupuesto muy limitado para el marketing o compañías que quieren impactar y llegar de una forma distinta a su audiencia potencial.

Ventajas y necesidades del marketing guerrilla

Pero, ¿qué ventajas tiene esta modalidad de marketing, muy útil para estos tiempos complicados para las empresas? La primera y fundamental es el coste, pues éste es sustituido, en gran parte, por la creatividad para poner en marcha iniciativas que supongan un impacto emocional y visual para la audiencia.

Sin embargo, en sí el concepto tiene otras dos ventajas que ya hemos mencionado anteriormente: una forma distinta de llegar a tu audiencia que, con toda probabilidad, está algo cansada de los métodos tradicionales, y un mayor impacto.

A simple vista puede resultar algo sencillo y barato, por lo que muchos se pueden lanzar a hacerlo sin más. Sin embargo, hay que decir que la creatividad y la imaginación son ingredientes indispensables. Además, se debe tener clara la imagen de tu marca y lo que quieres transmitir para elegir cuál puede ser la acción que más se adecue a todo ello.

Posibilidades y ejemplos

Las posibilidades, como decíamos, son muchas si se sabe dar en el clavo. Desde colocar una publicidad integrada en el mobiliario urbano de una céntrica calle de una ciudad, hasta hacer un flashmob (un gran grupo de personas reunidas en un lugar público que lleva a cabo una acción inesperada y sorprendente) en un aeropuerto, pasando por un microsite viral en la red.

Como siempre, lo mejor es ver algunos ejemplos para conocer mejor esas posibilidades. Uno de los más conocidos es el que llevó a cabo la compañía multinacional T-Mobile en la terminal 5 de Heathrow donde organizó un flashmob musical maravilloso en el que se pone el acento en la importancia de compartir tu vida con los demás. Es el del vídeo que encabeza el post.

En otro caso, es necesario un cine, una videocámara y un grupo de moteros a cada cual más duro. ¿El resultado? Esta campaña viral de Carlsberg que más de un año ha logrado casi 12 millones de visitas en Youtube:

Y no podía faltar una de las compañías que mejor entiende el marketing hoy en día. Coca-cola decidió dar una especial sorpresa a los estudiantes de un campus universitario norteamericano. ¿El coste? Ínfimo. ¿El impacto? Enorme. Casi 5 millones de visitas en Youtube y una viralidad espectacular:

Imágenes son muchas las que se pueden encontrar de grandes campañas de marketing guerrilla, principalmente, en la calle y llevando a cabo lo que se llama ‘ambient media’, es decir, utilizando elementos cotidianos para colocar el mensaje de la marca.

Son enormes las posibilidades de este tipo de marketing que tan buenos resultados puede granjear aún con una inversión baja. Sólo hace falta algo: creatividad e imaginación a raudales.