Saltar al contenido

El IRS vuelve a ayudar a navegar las aguas turbias de la depreciación de los bonos.

En un nuevo fallo de carta privada (PLR 201709007), el IRS le dio a una empresa tiempo adicional para reclamar la depreciación de la bonificación, lo que permite a una empresa tomar una deducción inmediata en el primer año del 50 por ciento en la compra de la propiedad elegible.

Es importante señalar que la solicitud de tiempo adicional para reclamar la depreciación de la prima se hizo mucho después de que la empresa presentara su declaración de impuestos federales y se reclamara inicialmente la depreciación. Además, la solicitud se hizo después de que un asesor externo identificara que la empresa había hecho inicialmente una elección equivocada siguiendo el consejo de un ex empleado.

El IRS vuelve a ayudar a navegar las aguas turbias de la depreciación de los bonos.
El IRS vuelve a ayudar a navegar las aguas turbias de la depreciación de los bonos.

Específicamente, el IRS encontró que un ex-empleado había aconsejado incorrectamente a la compañía que tomara la decisión de aplicar la Sección 168(k)(4) del Código, que permite a una compañía elegir acelerar los créditos de impuesto mínimo alternativo (AMT) en lugar de la depreciación del bono. Posteriormente, la empresa contrató a un asesor externo para que revisara las declaraciones que había presentado anteriormente, y el asesor concluyó que reclamar la depreciación de los bonos a partir de 2008 habría sido más ventajoso.

El IRS permitió al contribuyente reclamar retroactivamente la depreciación de la bonificación y también revocar su elección anterior en virtud del artículo 168 (k) (4).

Antecedentes de las disposiciones de depreciación de las primas

Las circunstancias presentes en el fallo de la carta privada no son raras. Las disposiciones relativas a la depreciación de las primas han cambiado considerablemente en los últimos 16 años y, como resultado, muchas empresas están confundidas sobre qué elecciones son más beneficiosas para su situación fiscal particular.

Desde 2001, el Congreso ha previsto una depreciación adicional de primer año (o una depreciación adicional) para determinados bienes. Las disposiciones sobre depreciación de bonos se promulgaron para “acelerar las compras de equipo, promover la inversión de capital, la modernización y el crecimiento, y… ayudar a estimular la recuperación económica”.

La depreciación de las primas se dispuso inicialmente en el apartado k) del artículo 168 para los bienes puestos en servicio después del 11 de septiembre de 2001. Luego, en respuesta a la crisis económica de 2008, la depreciación de las primas se utilizó nuevamente como mecanismo para estimular la economía.

Las normas han cambiado significativamente en los últimos 16 años, con enmiendas al apartado k) del artículo 168 en casi todos los años desde su promulgación. Estos cambios legislativos han significado cambios en las tasas (incluyendo disposiciones del 30, 40, 50 y 100 por ciento), en las bases de elegibilidad y en los requisitos relativos al momento en que la propiedad se pone en servicio.

En virtud del artículo 168 k) 1) en su forma actual, se dispone en general de una depreciación adicional para determinados bienes adquiridos después de 2007 y antes de 2020 (para los bienes con un período de producción más largo, hasta 2021). En el caso de los bienes puestos en servicio entre 2015 y 2017, la depreciación de la bonificación equivale al 50 por ciento de la base de ajuste de los bienes calificados; en 2018, la depreciación de la bonificación cae al 40 por ciento; en 2019, se convierte en el 30 por ciento.

La depreciación de las primas también permite una gran flexibilidad en cuanto a la aplicación. El artículo 168 k) 1) permite a los contribuyentes reclamar el monto total de la depreciación de las primas en el año en que los bienes se ponen en servicio. Alternativamente, el artículo 168 k) 7) permite a los contribuyentes renunciar por completo a la depreciación complementaria eligiendo cualquier clase de bienes puestos en servicio durante un año fiscal determinado.

Además, el artículo 168 k) 4) permite a los contribuyentes optar por acelerar el uso de los créditos AMT en lugar de reclamar la depreciación de las primas. Una elección bajo el artículo 168(k)(7) o el artículo 168(k)(4) permanece en vigor con respecto a la clase de bienes puestos en servicio para ese año de elección para los años futuros hasta que la elección sea revocada con el consentimiento del IRS.

Debido a los numerosos cambios legislativos en materia de depreciación de las primas, así como a las alternativas relativas a la aplicación de la depreciación de las primas, no es de extrañar que los contribuyentes opten por un enfoque para la depreciación de las primas cuando se presenta una declaración original y luego, con educación y/o información adicional, determinen que sería preferible otro enfoque.

Por esta razón, se pide periódicamente al IRS que evalúe si la elección de la depreciación de las primas o no puede cambiarse en un año fiscal posterior. Esta determinación requiere el consentimiento del IRS, que sólo puede ser asegurado con una carta privada de decisión. Asegurar la aprobación puede ser difícil porque se requiere que el contribuyente demuestre que: i) actuó razonablemente y de buena fe; y ii) la concesión de la bonificación no perjudicará los intereses del gobierno.

El IRS recientemente concedió a un contribuyente permiso para cambiar una elección original.

Ruling Takeaways

En el PLR 201709007, se concedió a un contribuyente una extensión de 60 días para hacer la elección bajo la Sección 168(k)(4)(I)(ii) para no aplicar la Sección 168(k)(4), y para revocar la elección bajo la Sección 168(k)(4)(J)(iii) para aplicar la Sección 168(k)(4). La prórroga se concedió suponiendo que el contribuyente actuó razonablemente y de buena fe, y porque la concesión de la prórroga no perjudicaría los intereses del gobierno.

El PLR 201709007 confirma las normas del IRS para permitir elecciones tardías relacionadas con la depreciación de las primas; es decir, la capacidad del contribuyente de demostrar no sólo que actuó razonablemente y de buena fe, sino también que la concesión definitiva de la desgravación no perjudicará los intereses del gobierno.

De conformidad con los dictámenes anteriores, el IRS demostró su continua disposición a conceder un remedio en relación con la elección (y la revocación de la elección) en virtud del artículo 168 k). El fallo constituye un importante recordatorio de que, incluso cuando un contribuyente elige afirmativamente no reclamar la depreciación de la bonificación, puede ser posible cambiar retroactivamente esa determinación y reclamar la depreciación de la bonificación.

Varios fallos llegan a una conclusión similar, y estos fallos anteriores pueden servir de guía para un contribuyente que esté considerando una solicitud similar.