Saltar al contenido

El futuro de la contabilidad no está definido por la tecnología

El hecho de que la tecnología actual en lo que se refiere a la contabilidad es que es sólo la herramienta, el medio para dar forma a lo que es el propósito fundamental de la contabilidad y nada más.

Pregúntese: “¿Qué hace el cliente después de que le entregue el trabajo de contabilidad?” Mejor aún, imagina que tú eres el cliente y que otro contable hace tu contabilidad.

El futuro de la contabilidad no está definido por la tecnología
El futuro de la contabilidad no está definido por la tecnología

Imagine que recibe los estados financieros de su contador. ¿Qué hace cuando ve esos estados? Esto depende de los resultados del negocio.Imagine que ha registrado una pérdida el mes pasado.

Ahora, mirando los estados financieros, estarías buscando las razones “por qué” hiciste la pérdida. Además, en el fondo de tu mente, estás tratando de correlacionar las “decisiones” que tomaste y su impacto en los resultados.

Su contador (lo más probable) hace la contabilidad “a posteriori” y tal vez también asegura el cumplimiento de los requisitos reglamentarios. Pero, lo más probable es que su contador no busque entender su toma de decisiones y puede ayudarle a evaluar el pasado. Y para ello, su contador primero crea un registro preciso y conciliado del pasado.

¿Por qué la tecnología NO define el futuro de la contabilidad?

La tecnología está haciendo esa creación “a posteriori” ahora; más eficientemente, más rápido y a un menor costo. Esto se debe a las automatizaciones, integraciones y al uso de bases de datos “conectables” disponibles en la nube.En efecto, la tecnología está en realidad sólo reemplazando la creación de registros “después del hecho”.

Una vez que las cosas se hacen, los datos se convierten en un registro finito. Ha sucedido, ya no hay que tomar una decisión sobre lo que ya ha sucedido.

Pero los dueños de negocios se enfrentan en realidad a mucha incertidumbre, situaciones ambiguas en las que no se conocen todos los parámetros del futuro. A diferencia de los datos precisos del pasado, en realidad se trata de incógnitas. Están tomando decisiones de negocios sobre el futuro.

La contabilidad “después del hecho” es como la vida misma, enseña una lección después de dar el examen. Y los empresarios tratan de aprender de sus lecciones – positivas y negativas – para ayudarles a tomar decisiones sobre el futuro, evitando los escollos que aprendieron y aprovechando los aspectos positivos del pasado.

El verdadero propósito de la contabilidad

No es raro que un nuevo empresario sin educación financiera formal se pregunte ” ¿por qué necesito la contabilidad ?” Una búsqueda en Google de “Definición de Contabilidad” da una tonelada de resultados de búsqueda y casi todas las definiciones te dicen el ” qué, ” pero no el ” por qué.

Por ejemplo:

“La contabilidad es el registro sistemático y exhaustivo de las transacciones financieras relativas a una empresa, y también se refiere al proceso de resumir, analizar e informar sobre esas transacciones a los organismos de supervisión y las entidades de recaudación de impuestos.

…… Investopedia

“La contabilidad es una actividad de servicio. Su función es proporcionar información cuantitativa, principalmente de carácter financiero, sobre entidades económicas que se pretende que sea útil para tomar decisiones económicas, para hacer elecciones razonadas entre cursos de acción alternativos”.

Independientemente de las definiciones, la verdadera prueba del “por qué” de la contabilidad es cuando las entidades económicas consumen la información contable. ¿Qué hacen cuando ven su información contable?

Nadie pierde un tiempo precioso en pensar demasiado en el pasado. Todo lo que la gente quiere es aprender del pasado para mejorar el futuro.

Sin duda alguna, en esencia, el verdadero propósito de la contabilidad es ayudar a los clientes a tomar mejores decisiones económicas sobre el futuro, y la tecnología sólo está facilitando que los contadores y los propietarios de empresas lo hagan.

En lugar de racionalizar las decisiones ya tomadas, los contadores deberían centrarse en proporcionar información de apoyo a las decisiones, proporcionando una visión proactiva de las consecuencias de las decisiones de gestión.

El futuro de la contabilidad

Siempre fue lo que estaba destinado a ser. Nunca se trató de después de el hecho; siempre se trató del futuro .

Los contadores estaban, están y estarán destinados a ayudar a sus clientes a navegar mejor por el futuro, y la tecnología sólo está haciendo que el trabajo “a posteriori” sea más eficiente, rápido, automatizado y rentable.

En resumen, la tecnología no define el futuro de la contabilidad. Es sólo ayudar a los contadores a moverse hacia el futuro que siempre fue para ellos.

La verdadera pista: Piensa en cómo, como contador, puedes ayudar a la gente a entender las futuras consecuencias de sus decisiones – hacer que tu “trabajo”.