Saltar al contenido

El empleado de la OTB prueba que no deberías apostar con el IRS

Mark D. Collins era un apostador compulsivo que pensó que sería un paso adelante en su carrera tomar un trabajo como vendedor de boletos en un salón de apuestas fuera de pista (OTB) en Auburn, Nueva York, cerca de Siracusa. Una vez que Mark se instaló en su trabajo, decidió hacer una estafa en la OTB.

El vendedor de billetes ideó un plan de malversación que era de baja tecnología. Sin desembolsar dinero por el privilegio, ingresaba las apuestas para sí mismo simplemente perforándolas en su terminal de computadora. Su sistema seguro: apostar siempre por el favorito y aumentar la cantidad apostada hasta llegar a una apuesta ganadora, lo que le permitía recuperar las pérdidas anteriores y también obtener un ligero beneficio.

El empleado de la OTB prueba que no deberías apostar con el IRS
El empleado de la OTB prueba que no deberías apostar con el IRS

Las primeras veces, Mark solía ganar una modesta cantidad en sus apuestas robadas, o perdía sólo una pequeña suma, que colocaba en su caja registradora después de la última carrera. Inevitablemente, un día de julio, todo se puso en marcha. Al final de la décima y última carrera, Mark había perdido con tanta frecuencia que se quedó corto por el día en unos 38.000 dólares: un total de apuestas sin pagar de 80.000 dólares menos los boletos ganadores de 42.000 dólares de las dos últimas carreras. Mark no pudo reemplazar los 38.000 dólares que deberían haber estado en su cajón, así que confesó lo que le había pasado a su supervisor y entregó los 42.000 dólares en boletos ganadores al OTB. Posteriormente, fue procesado por hurto mayor.

Su castigo no acaba con la historia, ya que es un artículo sobre impuestos. Luego tuvo que enfrentarse al IRS, que le facturó impuestos atrasados y cargos por intereses sobre ingresos no declarados de 80.000 dólares por apuestas.

Mark impugnó la evaluación en el Tribunal Fiscal de los EE.UU., donde sostuvo que no se debía nada extra al IRS porque los boletos no tenían valor. El tribunal rechazó fácilmente ese argumento y concluyó que tenía un ingreso adicional de 80.000 dólares.

Los boletos de apuestas, razonó el tribunal, tienen un valor económico; representan â??oportunidades para apostarâ? que los jugadores de caballos están dispuestos a comprar a valor nominal. Como empleado de apuestas, Mark asumió suficiente control sobre los boletos para darse cuenta de ese valor. Anteriormente, había evitado la detección; si hubiera ganado ese día de julio, Mark habría puesto las ganancias en su cajón de efectivo para cubrir la cantidad apostada y se habría quedado con el exceso. En resumen, había robado oportunidades para apostar.

Sin embargo, Mark obtuvo una victoria parcial. El tribunal le permitió compensar los 80.000 dólares con los 42.000 dólares en billetes ganadores que había devuelto al OTB, reduciendo sus ingresos no declarados a 38.000 dólares.

¿Pero qué hay de esos boletos perdidos de 38.000 dólares? Después de todo, la regla de siempre es que los jugadores pueden deducir las pérdidas en la medida en que tengan ganancias. El Tribunal Fiscal se negó a autorizar esa sustracción. En cambio, caracterizó los 80.000 dólares como ingresos atribuibles al robo, no al juego.

¿Por qué el tribunal hizo eso? Porque la ley dice que la ganancia de una transacción de apuestas es el exceso de la cantidad ganada sobre la cantidad apostada. Por lo tanto, no puede resultar ninguna ganancia sin una apuesta previa.

Aquí, no hubo ninguna apuesta previa. El tribunal dijo que lo que Mark hizo fue apostar â?” sólo en el sentido de que apostó que no sería atrapado.â”

Sobre el autor:

Julian Block escribe y practica leyes en Larchmont, Nueva York, y antes estaba con el IRS. Es citado frecuentemente en el New York Times, el Wall Street Journal y el Washington Post, y ha sido citado como â??un destacado profesional de los impuestosâ? (New York Times), â??un escritor consumado en materia de impuestosâ? (Wall Street Journal), y â??una autoridad en la planificación de impuestosâ? (revista Financial Planning). La información sobre sus guÃas de impuestos se puede encontrar en julianblocktaxexpert.com .

Artículo relacionado:

Las reglas de impuestos difieren para los jugadores extranjeros