Saltar al contenido

El defensor de los contribuyentes dice que la temporada de presentación de solicitudes para el 2016 ha mejorado.

El IRS mejoró sus servicios durante la temporada de presentación de impuestos de este año en comparación con el año pasado, pero muchos otros problemas persisten, según el informe de mediados de año de la Defensora Nacional de Contribuyentes Nina Olson.

La agencia “mejoró sustancialmente” su servicio telefónico gratuito, casi duplicando el porcentaje de llamadas contestadas (del 37 por ciento en 2015 al 73 por ciento en 2016) y reduciendo los tiempos de espera a más de la mitad (de un promedio de 23 minutos en 2015 a 11 minutos en 2016). Cabe destacar que el IRS ha recibido más de 100 millones de llamadas telefónicas cada año desde 2008.

El defensor de los contribuyentes dice que la temporada de presentación de solicitudes para el 2016 ha mejorado.
El defensor de los contribuyentes dice que la temporada de presentación de solicitudes para el 2016 ha mejorado.

El IRS recibió y procesó la mayoría de las declaraciones de impuestos “de manera oportuna” en esta temporada de presentación, según Olson, y también emitió reembolsos oportunos a la mayoría de los contribuyentes.

El informe atribuye la mejora a la financiación adicional del Congreso y al uso efectivo de ese dinero por parte del IRS.

“Animamos al Congreso a que continúe proporcionando al IRS fondos adicionales, combinados con una supervisión adecuada para asegurar que los fondos se gasten bien, de modo que los contribuyentes de nuestra nación reciban la ayuda que se merecen”, dice el informe.

Aún así, la financiación se ha recortado aproximadamente un 19 por ciento desde 2010, y el informe de Olson cita cómo el IRS ha limitado o eliminado los siguientes cuatro servicios:

1. Servicio en los Centros de Asistencia al Contribuyente del IRS. El IRS planea cortar el servicio en sus 375 centros en todo el país, los cuales sirven a más de 5 millones de contribuyentes anualmente. En cambio, los contribuyentes tendrán que hacer citas. Olson cree que esto perjudicará a los contribuyentes que no saben del cambio y que pueden viajar para buscar ayuda o que no pueden esperar para una cita.

En un programa piloto que probaba el método de la cita, el 20 por ciento de los participantes esperó de 13 a 41 días para una cita, y el 5 por ciento esperó más tiempo que eso. El IRS se negó a aceptar pagos o devoluciones de impuestos en varios centros durante la temporada de presentación de este año.

2. Asistencia limitada en cuestiones de derecho fiscal. El IRS continúa limitando las respuestas a las preguntas sobre leyes de impuestos, respondiendo sólo preguntas “básicas”. Desde que terminó la temporada de presentación, la agencia no responde a ninguna pregunta a pesar de que los contribuyentes han aprobado extensiones de presentación legalmente.

3. Investigación de robo de identidad. Olson está preocupado por la alta tasa de falsos positivos en el Programa de Protección al Contribuyente (TPP) del IRS, que examina las declaraciones de impuestos que reclaman reembolsos por posible robo de identidad y pide a los declarantes que verifiquen su identidad antes de liberar los reembolsos. En 2015, la tasa de falsos positivos fue del 36,6 por ciento, lo que significa que más de 760.000 declaraciones de impuestos presentadas por contribuyentes honestos fueron detenidas. Los retrasos pueden ir desde “meros inconvenientes a dificultades financieras extremas”, según el informe.

Aunque Olson quería que el IRS ajustara sus filtros en el programa, la agencia aparentemente no lo ha hecho, según el informe. Durante la temporada de declaraciones de este año, la tasa de falsos positivos fue casi la misma que la de 2015, y los contribuyentes obligados a probar su identidad se enfrentaron a largas esperas. El IRS recibió más de 4,4 millones de llamadas en la línea telefónica TPP pero respondió el 22,7 por ciento, “lo que significa que casi cuatro de cada cinco llamadas no fueron contestadas, por lejos el peor desempeño en cualquier línea telefónica de alto volumen”, afirma el informe.

Olson quiere que la agencia recalibre sus filtros y establezca una tasa máxima de falsos positivos. Eso ayudará a los contribuyentes y reducirá el “propio trabajo innecesario de la agencia”, según el informe.

4. Servicio limitado para los contribuyentes de EE.UU. que viven en el extranjero. Alrededor de 9 millones de ciudadanos de EE.UU. están viviendo en el extranjero a mediados de 2016, y más de medio millón de no ciudadanos tienen requisitos de presentación de impuestos. Pero las opciones de servicio para estas personas siguen reduciéndose, según el informe. No pueden llamar a los números de teléfono gratuitos de EE.UU. y ya no hay oficinas de impuestos para ayuda sin cita previa. El IRS también eliminó un servicio que permitía que las preguntas y respuestas sobre impuestos se manejaran por correo electrónico.

A Olson “le preocupa que el IRS esté ofreciendo menos opciones a los contribuyentes internacionales, a pesar de que la población de ciudadanos estadounidenses en el extranjero crece, y estos contribuyentes se enfrentan a mayores desafíos para cumplir voluntariamente sus obligaciones fiscales, en parte como resultado de la Ley de Cumplimiento de Impuestos de Cuentas Extranjeras (FATCA), las normas de presentación de informes sobre cuentas bancarias y financieras extranjeras (FBAR), y la Ley de Cuidado Asequible”, afirma el informe.

El informe también esboza las prioridades de Olson para 2017 y el “Plan Estatal Futuro” del IRS está a la cabeza de la lista de 15 temas. Debido a que el plan busca establecer cómo la agencia interactuará con los contribuyentes en el futuro, Olson lo considera el tema más importante. Tiene la intención de explicar lo que quiere en el plan en su informe anual de 2016 al Congreso.

“Este plan, puedo decir con confianza, se basará en las necesidades y preferencias de los contribuyentes, tal como ellos y sus representantes nos las han expresado”, dijo Olson, refiriéndose a una serie de foros públicos y otras reuniones que se han llevado a cabo.

El resto de sus prioridades incluyen:

  • FATCA;
  • Implementación del cobro de deudas privadas de las cuentas fiscales morosas;
  • Impuestos sobre las cuentas de jubilación;
  • Cuentas de contribuyentes en línea y acceso a ellas por parte de preparadores de impuestos sin licencia;
  • Alta tasa de pago inadecuado para el Crédito por Ingresos de Trabajo y la reforma de los requisitos de elegibilidad;
  • Mejora de la asistencia a las víctimas de robo de identidad;
  • Problemas con el Programa de Verificación de Salarios Pre-Reembolso;
  • Reevaluación de los niveles de gastos de vida permitidos;
  • Problemas pendientes en las disposiciones de la Ley de Atención Asequible para el individuo y el empleador;
  • Serios problemas en la aplicación de los cambios recientes en el Programa de Número de Identificación de Contribuyentes Individuales;
  • Problemas pendientes en los programas de divulgación voluntaria en el extranjero;
  • Problemas con la Unidad de Cónyuges Inocentes del IRS; y
  • Errores del IRS en el manejo de las solicitudes del Formulario 1023-EZ de organizaciones que no cumplen con los requisitos de estatus 501(c)(3).