Saltar al contenido

El comportamiento ético difiere entre generaciones

Por Curtis C. Verschoor, CMA

En junio, el Centro de Recursos Éticos (ERC) publicó un nuevo estudio que proporciona un análisis más detallado de su Encuesta Nacional de Ética Empresarial (NBES) de 2011 . El ERC, con sede en Washington, DC, es una organización privada sin fines de lucro dedicada a la investigación independiente y al avance de los altos estándares y prácticas éticas en las organizaciones públicas y privadas. El análisis inicial de la NBES de 2011 mostró hallazgos inesperados e inquietantes que pueden presagiar un futuro cambio a la baja en la ética empresarial. Este nuevo informe, titulado Generational Differences in Workplace Ethics , examina las diferencias en las actitudes hacia las cuestiones éticas entre los cuatro grupos generacionales.

El comportamiento ético difiere entre generaciones
El comportamiento ético difiere entre generaciones

Demografía

Los cuatro grupos generacionales examinados en la encuesta son los tradicionalistas, los Baby Boomers, los trabajadores de la Generación X (Gen Xers) y los milenarios o trabajadores de la Generación Y (Gen Yers). Los tradicionalistas, nacidos entre 1925 y 1945, son trabajadores, respetan la autoridad y valoran la lealtad. Los Baby Boomers, nacidos entre 1946 y 1964, son trabajadores, idealistas y comprometidos con la armonía. Los Gen Xers, nacidos entre 1965 y 1980, son emprendedores, flexibles y autosuficientes, y se sienten cómodos con la tecnología. Millennials, nacido entre 1981 y 2000, es un experto en tecnología, aprecia la diversidad y es hábil en la multitarea.

Algunos de los rasgos negativos y atributos del lugar de trabajo que se asignan ampliamente a cada cohorte incluyen:

  • Tradicionalistas – Los conformistas que se resisten al cambio, son disciplinados y pragmáticos, el trabajo y la vida familiar nunca coinciden, se visten formalmente.
  • Los boomers – egocéntricos con sentido del derecho, adictos al trabajo, automotivados, no aprecian la retroalimentación.
  • Gen Xers – Perezoso, escéptico y cínico, cuestiona las figuras de autoridad, desea un equilibrio entre trabajo y vida privada y un horario flexible, la vestimenta de trabajo está en el extremo inferior de la casualidad de negocios.
  • Milenios – Carecen de los fundamentos básicos de la alfabetización, la atención es muy corta, no son leales a la organización, exigen una retroalimentación y reconocimiento inmediatos, integran la tecnología en el lugar de trabajo, esperan tener muchos empleadores y múltiples carreras, la vestimenta de trabajo es la que se siente cómoda.

La presentación de informes y sus consecuencias

Según Generational Differences in Workplace Ethics , estas diferencias de actitudes y rasgos han dado lugar a una gran variabilidad en muchas de las medidas de la ética en el lugar de trabajo. En el estudio se comprobó que los trabajadores más jóvenes tienen muchas más probabilidades que sus colegas de más edad de sentir la presión de otros para que rompan las normas éticas, porque la presión “disminuye a medida que los trabajadores pasan más tiempo en la fuerza de trabajo y aprenden formas de hacer frente a su entorno laboral”. Como posible solución, las empresas deberían concentrarse más en las cuestiones de cultura ética durante la orientación de los nuevos empleados, lo que debería mitigar su sensación de no saber mucho sobre cómo actuar dentro de la cultura de su nuevo lugar de trabajo.

Otro hallazgo del estudio generacional fue que más trabajadores jóvenes observaron mala conducta ética en el lugar de trabajo durante los doce meses anteriores que sus colegas mayores. Esto a pesar de que los milenios observaron significativamente menos ejemplos de uso del tiempo de la empresa para realizar negocios personales que los de las generaciones mayores. El estudio explica este último fenómeno observando que los trabajadores más jóvenes tienden a integrar en mayor medida su trabajo y su vida personal.

Mientras que estudios anteriores han demostrado que los trabajadores más jóvenes eran menos propensos a informar sobre conductas poco éticas, el último informe muestra un fuerte aumento de los informes de Millennials. “Ahora están a la par con sus cohortes más viejos, excepto por los Tradicionalistas”, que observaron y reportaron menos casos que en años anteriores. Millennials observó el 49 por ciento de la mala conducta en el lugar de trabajo, la más alta de todas las generaciones. Los tipos de mala conducta observados incluyen:

  • Negocios personales en tiempo de la empresa – 26 por ciento
  • Mentir a los empleados – 22 por ciento
  • Comportamiento abusivo – 21 por ciento
  • Abuso de recursos de la empresa – 21 por ciento
  • Discriminación – 18 por ciento

De los milenios que observaron un comportamiento poco ético, el 67% de ellos informaron de la mala conducta, que incluía:

  • Robo o hurto – 74 por ciento
  • Falsificación de informes de gastos – 71 por ciento
  • Los bienes/servicios no cumplen con las especificaciones – 69 por ciento
  • Falsificación de hojas de tiempo u horas trabajadas – 68 por ciento
  • Ofrecer pagos impropios/sobornos a funcionarios públicos – 67 por ciento

Todos los grupos de edad tienden a informar a sus supervisores, a los que conocen bien y en los que pueden confiar, sobre la mala conducta que observan. Sólo un pequeño porcentaje de los trabajadores salieron de sus organizaciones con sus quejas iniciales. Los milenarios son el grupo con más probabilidades de informar utilizando la opción de la línea directa. El estudio descubrió que los trabajadores más jóvenes tenían muchas más probabilidades que los de las generaciones más antiguas de sentir alguna forma de retribución o represalia. Esto se debe posiblemente al aumento de sus denuncias de fechorías.

Milenios: El futuro del profesionalismo

Tal vez el resultado más sorprendente y perturbador en el análisis generacional es el relativamente alto porcentaje de milenios que consideran éticas ciertas conductas en el lugar de trabajo, incluyendo:

  • Uso de las redes sociales para conocer a los competidores de la empresa – 37 por ciento
  • “Amistarse” con un cliente o un cliente en una red social – 36 por ciento
  • Subir fotos personales en la red de la empresa – 26 por ciento
  • Guardar copias de documentos confidenciales – 22 por ciento
  • Trabajar menos para compensar los recortes en los beneficios o en la paga – 18 por ciento
  • Comprar artículos personales con una tarjeta de crédito de la empresa – 15 por ciento
  • Bloguear o twittear negativamente sobre una empresa – 14 por ciento
  • Llevar una copia del software del trabajo a casa para uso personal – 13 por ciento

El uso extensivo de las redes sociales parece plantear problemas, ya que un número considerable de milenios publica información cuestionable en sus sitios personales de redes sociales, entre otros:

  • Sentimientos sobre sus trabajos – 40 por ciento
  • Chiste malo contado por el jefe – 26 por ciento
  • Trabajo en un proyecto – 26 por ciento
  • Foto de un compañero de trabajo bebiendo – 22 por ciento
  • Hábito molesto de un compañero de trabajo – 20 por ciento
  • Información sobre los competidores de la empresa – 19 por ciento
  • Opinión sobre la política de un compañero de trabajo – 16 por ciento

Lo más importante es que el informe afirma que los trabajadores más jóvenes están significativamente más dispuestos a ignorar la presencia de la mala conducta si piensan que ese comportamiento ayudará a salvar puestos de trabajo. “La voluntad de $0027dejar que el fin justifique los medios$0027 parece tener una fuerte correlación inversa con la edad”, según el informe.

Construyendo un fuerte programa de ética y cumplimiento

La noticia más alentadora del nuevo estudio del ERC es que una cultura ética sólida significa menos presión para comprometer las normas, menos observaciones de mala conducta, mayores tasas de denuncia y menores niveles de represalias contra los que denuncian. Un fuerte programa de ética y cumplimiento tiene un papel significativo en el desarrollo y mantenimiento de la cultura de una organización. En términos de generaciones, los milenios son particularmente impulsados por un fuerte programa para ser más proactivos en su conducta ética. Sin embargo, un programa de ética y cumplimiento débil tiene un efecto adverso en las cohortes más antiguas.

En cuanto a la frecuencia de los informes, que refleja la eficacia general de los programas de ética y cumplimiento, es más probable que los milenios informen sobre la mala conducta cuando pueden:

  • Usar los recursos de la compañía (como una línea telefónica de ayuda),
  • Sentirse preparado para manejar un dilema ético (a través de un entrenamiento efectivo),
  • Habla con un recurso de consejos éticos en la empresa, y
  • Confíe en sus compañeros de trabajo para que le apoyen.

Por el contrario, los boomers dependen en gran medida de “la provisión formal de normas y recursos de un programa de ética y cumplimiento y [su] integración exitosa en su ámbito de trabajo, así como de las señales de que la empresa está haciendo lo correcto”, según el informe. En otras palabras, es más probable que los trabajadores de más edad consulten los canales más formales de la empresa para obtener orientación, mientras que la primera opción de los trabajadores más jóvenes probablemente sean sus familias. Los tradicionalistas y los boomers son los que menos probabilidades tienen de hablar de ello con sus compañeros de trabajo.

Estas diferencias se ilustran al decidir a quién considerar para informar sobre la mala conducta en el lugar de trabajo, que varía considerablemente de una generación a otra. Las opciones de los milenios son más extensas y significativamente diferentes de las de las cohortes más antiguas. El grupo más joven prefiere contarlo:

  • Amigos – 65 por ciento
  • Familia – 65 por ciento
  • Recursos del gobierno – 28 por ciento
  • Líderes religiosos – 22 por ciento
  • Redes sociales – 21 por ciento
  • Asesoría legal – 20 por ciento
  • Medios tradicionales – 17 por ciento

Las elecciones de los boomers, como las de los tradicionalistas, son mucho más conservadoras. Los boomers prefieren contar:

  • Gobierno – 14 por ciento
  • Líderes religiosos – 9 por ciento
  • Redes sociales – 4 por ciento
  • Asesoría legal – 9 por ciento
  • Medios tradicionales – 3 por ciento

El porcentaje de trabajadores que hacen su informe inicial fuera de la organización es sorprendentemente diferente entre las generaciones:

  • Tradicionalistas – 14 por ciento
  • Boomers – 13 por ciento
  • Gen Xers – 7 por ciento
  • Milenios – 5 por ciento

Pero la tendencia se invierte si se considera necesario un informe adicional o un segundo informe:

  • Milenios – 19 por ciento
  • Gen Xers – 18 por ciento
  • Boomers – 15 por ciento
  • Tradicionalistas – 13 por ciento

La Declaración de Práctica Profesional Ética de la IMA® dice: “Cada miembro tiene la responsabilidad de mantener la confidencialidad de la información, excepto cuando su divulgación sea autorizada o requerida legalmente”.

Los diferentes recursos que cada generación utiliza son una fuerte influencia en el papel que el programa de ética y cumplimiento toma en una organización. Algunos de los objetivos de los programas incluyen la sensibilización de los empleados:

  • Las normas éticas de la organización,
  • Recursos disponibles para ayuda adicional,
  • Mecanismos confidenciales para denunciar conductas indebidas, y
  • Consecuencias de la violación del código de conducta.

El informe proporciona una motivación considerable para que los altos ejecutivos desarrollen y mantengan un programa de ética y cumplimiento en sus organizaciones que tenga en cuenta las actitudes y expectativas de los trabajadores de todas las generaciones. Los programas de entrenamiento efectivos deben ser el sello de una fuerte cultura ética. 

Leer más artículos de Curtis Verschoor

Sobre el autor:

Curtis C. Verschoor, CMA, es miembro del Comité de Ética de la IMA . Es profesor emérito de investigación de Ledger & Quill en la Escuela de Contabilidad y MIS y un honorario Senior Wicklander Research Fellow en el Instituto de Negocios y Ética Profesional, ambos en la Universidad DePaul, Chicago. También es becario de investigación en el Centro de Ética Empresarial de la Universidad de Bentley, Waltham, MA. Fue seleccionado por Trust Across America como uno de los líderes de pensamiento más importantes de Norteamérica en Comportamiento Empresarial Confiable en 2012 y 2013. Su dirección de correo electrónico es [correo electrónico protegido] .

©2013 por el Instituto de Contadores Administrativos (IMA®), www.imanet.org; reimpreso con permiso.

Para obtener orientación sobre la aplicación de la Declaración de Práctica Profesional Ética de la IMA a su dilema ético, póngase en contacto con la Línea de Ayuda Ética de la IMA al (800) 245-1383 en los Estados Unidos o el Canadá. En otros países, marque el número de acceso directo de AT&T USA desde www.usa.att.com/traveler/index.jsp, y luego el número anterior.