Saltar al contenido

El sector de la educación online (elearning)

Internet y la tecnología han revolucionado muchos sectores en las última décadas, y uno de los que más ha evolucionado en los últimos años es el de la educación. Dentro de la red global, han surgido decenas de plataformas de formación especializadas qué permiten, qué alumnos de cualquier parte del mundo, puedan recibir formación de calidad totalmente online, sin necesidad de desplazamiento y con flexibilidad de horarios y fechas.

Una de las plataformas más conocidas a nivel mundial es Coursera, a través de la cual cientos de prestigiosas universidades de todo el mundo ofrecen cursos especializados y máster homologados que los alumnos pueden cursar online, y a su ritmo, desde cualquier rincón del planeta.

El sector de la educación online (elearning)
El sector de la educación online (elearning)

La formación online no solo ha cambiado a nivel profesional. Las universidades no son las únicas que se han sumado a esta revolución. En los últimos años han surgido nuevas plataformas de formación que también son aprovechadas por las empresas para impartir formación específica a sus empleados de una forma mucho más rápida y económica que si dicha formación fuera en partida personalmente.

La propia empresa puede preparar sus temarios y cursos, de forma online, y sus empleados pueden recibir esta formación de forma muy sencilla y accesible, incluso desde sus propios teléfonos móviles y otros dispositivos portátiles. Para conocer más detalles de este tipo de plataformas de formación especializada en España, puedes entrar en evolCampus, proyecto español que ya está siendo utilizado por importantes empresas de reconocido prestigio.

Estas mismas plataformas online de formación también están siendo aprovechadas por profesores y otras personas especializadas en distintos ámbitos para crear sus propios cursos online, con los que compartir su conocimiento y a la misma vez obtener unos ingresos extra mediante las cuotas que los alumnos pagan por la formación.

Por lo tanto, la tecnología ha servido para una socialización de la educación, que puede ser tanto impartida como recibida por cualquier persona, sin importar su presupuesto, flexibilidad horaria ni ubicación.