Saltar al contenido

Actualmente el mercado de divisas es el mercado más grande del mundo y por mucho, en inglés se le conoce como FOREX (FOReign EXchange market).


Este mercado existe por varias razones:


Necesidad de intercambio


La necesidad de intercambio e inversión, como en el caso de los los exportadores e importadores que necesitan cambiar sus monedas para poder hacer negocios en otro país.


La especulación


La especulación es inferir sin tener fundamentos, por los que hay mucha gente que especula de que el precio de una moneda contra la otra va a variar, por supuesto, sin tener ningún fundamento concreto o bases empíricas.


Actualmente, esta razón se ha vuelto la más importante porque mucha gente invierte sin fundamentos, esperando a que la suerte le sonría.


Hedging (cubrirse)


El intercambio de divisas también sirve para proteger de la devaluación de sus capitales a las empresas multinacionales que tienen propiedades en otro país. Por ejemplo, si la empresa KFD (USA) invirtió en una maquinaria en Guatemala y le costó Q7,500.00 o sea que al cambio de del dollar de ese momento ($1 = Q7.50), la inversión fué de $1,000.00. Pero que pasaría si el cambio de divisas cambia, digamos a $1 = Q7.75, ahora esos Q7,500.00 que invirtieron se convirtieron en $967.00, o sea perdieron $33 de la noche a la mañana, sin que esto esté en sus manos.


Ahora bien, ¿como pueden hacer las empresas para no perder dinero por cambios en la valuación de las divisas? La solución para disminuir el riesgo de que las divisas cambien de valor es; invertir en su moneda utilizando la moneda extranjera; o sea basandonos en el ejemplo anterior de la empresa KFD (USA), invertimos en el dollar con quetzales, o sea compramos $1,000.00 con Q7,500.00 , entonces cuando cambie la moneda a $1 = Q7.75 vamos a tener los mismos $1,000.00 pero ahora valen Q7,750.00, o sea ganaron Q250.00 y eso se compensa con lo que perdieron en dolares.


El problema del hedging es que tienen que invertir el doble para poder minimizar el riesgo de la devaluación de la moneda.