Saltar al contenido

Despiadado malversador tras las rejas

Por Terri Eyden

Alan Jonas, acusado de firmar 161 cheques para sí mismo de la Primera Iglesia Bautista de Southington, una anciana que padece la enfermedad de Alzheimer y un grupo sin fines de lucro con sede en Nueva Bretaña, está ahora en la cárcel después de su serie de robos por un total de más de 500.000 dólares.

Despiadado malversador tras las rejas
Despiadado malversador tras las rejas

El 17 de julio, Jonas, un antiguo contador público, fue condenado en el Tribunal Superior de Nueva Bretaña a doce años de prisión, suspendido después de ocho años de servicio, seguidos de cinco años de libertad condicional. También fue ordenado por la Jueza Hillary B. Strackbein a pagar una restitución; la cantidad se determinará a través del proceso de libertad condicional. Una vez en libertad condicional, no se le permite trabajar en ningún puesto que le dé acceso a dinero.

Este hombre de 65 años, oriundo de New Britain, Connecticut, fue arrestado por primera vez el 20 de enero de 2011, según las órdenes de la Oficina del Fiscal General del Estado y de los departamentos de policía de Southington y New Britain. Jonas se declaró culpable en mayo de este año de tres cargos de robo en primer grado, un cargo por cada una de sus víctimas.

Sus crímenes

  • De noviembre de 2004 a octubre de 2008, Jonas malversó más de 394.000 dólares al emitir aproximadamente un centenar de cheques como presidente del comité financiero de la Primera Iglesia Bautista de Southington.
  • Desde abril de 2009 hasta febrero de 2010, le robó 72.000 dólares a una mujer de 82 años con Alzheimer. Lo que es peor es que sirvió como el conservador de la mujer nombrado por la corte. Hizo treinta y cinco cheques para sí mismo, dejando la herencia de la mujer con una deuda de 65.000 dólares.
  • De enero de 2007 a febrero de 2010, mientras se desempeñaba como tesorero de un grupo de música sin fines de lucro, Jonas se escribió a sí mismo noventa y seis cheques por un total aproximado de 35.255 dólares.

Y eso no es todo. En 1999, Jonas fue condenado por malversar 22.000 dólares del Hospital Middlesex, donde era director financiero, para comprar pornografía. Devolvió el dinero, recibió tratamiento por problemas psicológicos y cumplió tres años de libertad condicional. Mientras estaba empleado en el hospital, ganó un salario de seis cifras.

Según el Hartford Courant, el Fiscal Adjunto del Estado Kevin Shay dijo”,Jonas no es como los demás perpetradores que cometen delitos porque están en circunstancias desesperadas. Este no es un hombre que estaba tratando de alimentar a una familia”. Shay añadió que Jonas es “educado, brillante y fue capaz de encontrar un empleo remunerado”.

Artículos relacionados:

  • ¿Podría haber un malversador en su nómina?
  • Los contadores se han vuelto malos…