Saltar al contenido

Desmitificar la inteligencia artificial para la auditoría

La tecnología de la IA juega un papel vital y evolutivo en la forma en que entendemos e interactuamos con el mundo que nos rodea, pero la pregunta en nuestro mundo es ¿qué significa la IA para los auditores?

Hace más de 60 años, los primeros proyectos de la IA se centraron en tareas como la traducción de idiomas. En el apogeo de la Guerra Fría, el gobierno de los EE.UU. financió un proyecto para determinar si una máquina podía traducir entre el inglés y el ruso, pero el progreso fue limitado debido a la potencia de computación disponible en ese momento.

Avances más recientes, como el que IBM Watson derrotó a un Jeopardy! en 2011 y el programa AlphaGo venciendo a un jugador humano de Go en 2015, nos han acercado a las computadoras pensantes. La IA y su tecnología asociada, el aprendizaje automático, han llegado a comprender y a tomar medidas en el mundo en general. Pero no han alcanzado el punto en el que los matices y la inspiración humana sean reemplazables.

Desmitificar la inteligencia artificial para la auditoría
Desmitificar la inteligencia artificial para la auditoría

La IA está transformando la industria de la contabilidad procesando grandes cantidades de datos de clientes para informar sobre el comportamiento, las tendencias y las anomalías. Para la auditoría, AI ofrece métodos avanzados para entender los libros de contabilidad, detectar errores materiales e informar sobre el riesgo a los clientes.

Cómo ayuda la IA a los auditores

La inteligencia artificial automatiza muchas tareas que antes se hacían manualmente, como la ingesta de datos, y analiza el 100% del conjunto de datos sin necesidad de que un humano cree pruebas, escriba guiones o recuerde todas las reglas. La clave para el futuro de la auditoría es que la IA está cambiando la definición de garantía razonable, al comprender la totalidad del libro de cuentas e identificar las anomalías basadas en el riesgo, en lugar de las reglas.

Con la garantía basada en el riesgo, las transacciones se marcan para su investigación en función de la forma en que se desvían del conjunto de datos, por ejemplo, pagos inusuales o actividades que normalmente no serían captadas por las prácticas de prueba tradicionales. Mientras que los seres humanos confían en el juicio y el muestreo aleatorio, que puede llevar mucho tiempo y ser propenso a la desaparición de elementos, la IA analiza rápidamente la información para revelar riesgos nunca antes pensados.

Los sistemas basados en la IA también están continuamente aprendiendo y adaptándose a los datos. A medida que se introduce y procesa más información, la IA analiza los datos secundarios y se cruza con el apoyo de cientos de variables.

La IA también reduce la cantidad de trabajo tanto en el lado de la empresa como en el del cliente. Al tener libros de contabilidad completos ingeridos y analizados, con poco esfuerzo manual, la necesidad de ir de un lado a otro haciendo preguntas al cliente se minimiza. Los auditores son libres de explorar y sumergirse en los detalles como deseen, proporcionando un panorama financiero más rico que nunca.

El impacto de la IA en la fuerza de trabajo

¿Al sustituirá AI a los contables? La respuesta es definitivamente “no”. No puede reemplazar la experiencia y el juicio de los auditores, ni puede entender y manejar las relaciones entre las empresas y los clientes.

La IA trabaja junto a las personas, automatizando y acelerando tareas de datos grandes y complejas, y ayuda a tomar decisiones cuando se trata de identificar declaraciones erróneas y determinar el riesgo. Es una tecnología de transformación, y por lo tanto cualquier empresa debe considerar cuidadosamente su estrategia de adopción y sus plazos.

Pero la IA ya está mejorando el alcance y la calidad de los compromisos y ofreciendo un mayor nivel de garantía a muchas empresas de todo el mundo. Es imperativo que las empresas investiguen lo que la IA aporta y decidan su mejor camino.

La pregunta hoy es si hay que seguir con las herramientas y prácticas tradicionales o abrazar lo que la IA tiene que ofrecer aquí y ahora.

MindBridge Ai está restaurando la confianza en los datos financieros con Ai Auditor, la única solución de auditoría del mundo impulsada por la IA que aprovecha el aprendizaje automático y las técnicas de IA para aumentar la capacidad humana y redefinir la garantía de riesgo razonable.

Artículos relacionados

El aprendizaje automático no es el fin de los contables

¿Es la IA el futuro del trabajo de asesoramiento empresarial?