Saltar al contenido

¿Deberían los predicadores practicar la política?

Por Ken Berry

El pastor de su iglesia local pudo haber dado un sermón de “fuego y azufre” la semana pasada que tocó un tema inusual: la elección presidencial. El 7 de octubre, más de 1.000 pastores de todo el país -algunos estiman que el número se acerca a 1.500- participaron en un esfuerzo conjunto para desafiar al IRS apoyando a candidatos políticos.

¿Deberían los predicadores practicar la política?
¿Deberían los predicadores practicar la política?

El mensaje del clero al IRS en el “Domingo de la Libertad del Púlpito” fue claro: No puedes decirnos lo que podemos y no podemos hablar con nuestras congregaciones.

Bajo las regulaciones del IRS emitidas en 1954, las organizaciones que mantienen el estatus de exención de impuestos bajo la Sección 501(c)(3) del código fiscal, tienen estrictamente prohibido hacer campañas partidarias a favor o en contra de un candidato político. Esta llamada “enmienda Johnson” fue introducida por el ex presidente Lyndon B. Johnson (LBJ) cuando se presentaba a senador en Texas. Aunque LBJ pretendía acallar a otras organizaciones sin fines de lucro que se oponían a él, las iglesias que tienen exenciones del 501(c)(3) fueron barridas por la prohibición.

A pesar de esta regulación de larga data, el IRS ha sido en gran medida impotente, o no ha querido hacer cumplir la norma en los últimos años. En 2004, el IRS creó la Iniciativa de Cumplimiento de las Actividades Políticas, que investigó a docenas de iglesias en las tres elecciones nacionales de 2004, 2006 y 2008. Sin embargo, en 2009 un Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Minnesota dictaminó que el IRS ya no contaba con el personal adecuado para investigar a las iglesias después de que se modificara la autoridad para iniciar esos exámenes. Mientras tanto, los nuevos procedimientos para llevar a cabo las auditorías de las iglesias siguen pendientes. El IRS no ha roto su silencio sobre este tema mientras permanezca en espera.

Ahora varias organizaciones exentas de impuestos están adoptando una postura audaz y proactiva. La vocal Alianza Defendiendo la Libertad, un ministerio cristiano con sede en Arizona que organizó el primer Domingo de la Libertad en el Púlpito en 2008, cree que la ley viola los derechos de la Primera Enmienda al amordazar al clero. Quiere presionar el asunto hasta que se decida en la corte. “Cada pastor y cada iglesia tiene el derecho de decidir lo que su pastor predica desde el púlpito y de que el IRS no se lo dicte”, dijo Erik Stanley, consejero legal principal del grupo.

Para promover este propósito, muchos de los predicadores que declararon sus creencias políticas en el Domingo de la Libertad del Púlpito están enviando una cinta de su sermón al IRS. “Debería haber una separación entre la iglesia y el estado”, dijo Stanley. “El gobierno no controla lo que sucede dentro de una iglesia”. El siguiente paso depende del gobierno.

Artículos relacionados:

  • Los pastores desafían el discurso restringido en el Domingo de la Libertad de Púlpito
  • Iglesias contra el IRS: Enfrentamiento en el Domingo de la Libertad de Púlpito