Saltar al contenido

Consejos para un descanso reparador

Seguro que nos os digo nada nuevo si os cuento que para tener una buena salud es necesario dormir bien, nos ayuda a relajarnos, a descansar nuestros músculos, a despejarnos,… Pero ¿y cuándo no es así?


Muchas veces nos cuesta muchísimo dormir bien y al día siguiente cunado nos despertamos estamos aún más cansados que cuando nos fuimos a la cama multiplicando nuestro estrés y nuestro mal estado de ánimo.


Hay algunos consejos que pueden ayudarte a tener un descanso más productivo con el que, tal vez en menos horas, tengas muchos más beneficios, y sólo tienes que hacer pequeños cambios:



  • tu cama es sagrada: es decir, no utilices la cama para nada más que para dormir (bueno, vale, para eso sí), pero lo que quiero decir es que: nada de leer en la cama, nada de ver la tele en la cama, nada del ordenador en la cama, nada de cosas que requieran parte de tu atención a ese espacio

  • La cama no es tu oficina: olvídate de tus problemas cuando estás en ella y mucho menos cojas los casos que tienen pendentes para repasarlos mientras estás acostado

  • cuando sientas que tienes estrés levántate de la cama y siéntate en una silla a pensar y relajarte, evita asociar la cama con el estrés

  • dile a tu pareja lo que estás tratando de hacer para que no te cuente los problemas de los niños o la casa mientras estás en la cama