Saltar al contenido

Con la competencia mejoramos todos

Cuando estaba en la universidad, me dí cuenta que ocurría un evento extraño con respecto a las notas de los alumnos de distintos años de carrera. Este evento, que no sé si se repite en alguna otra casa de estudios, estaba directamente relacionado con la persona con las notas más alta de la clase (el más pilas). En esta persona se basaban los demás para sus parámetros de qué es bueno y que no, por lo que las siguientes notas estaban muy cerca de la mejor. Ejemplificando, el caso que me tocó vivir:


Promoción de misma carrera
Mejores Promedios (ordenados)


2004: 99, 97, 95, 94
2005: 88, 86, 85, 84 (mi promoción)
2006: 97, 94, 94, 93


Aunque no tenía muestras más grandes (o sea más promociones en qué basarme) , estas notas las conocía por ser de promociones muy cercanas a la mía. Las notas tampoco son totalmente exactas, pero aún así, se puede ver la correlación entre la mejor nota y las siguientes.



Psicológicamente, puede significar que los humanos somos competitivos por naturaleza y que tratamos de alcanzar al más pilas (chispudo).


En el caso de las notas, es fácil distinguir que los demás se tratan de acoplar o asemejar al mejor porque es un evento discreto y contable. En el caso de la vida real es más dificil distinguir quién está haciendo bien las cosas porque no es un evento tan controlado ni tan mesurable contablemente.


En el aspecto económico, es un poco mas fácil distinguir a quién le está yendo bien o mal. Tenemos que ser competitivos y tratar de alcanzar a los que les va bien, sin faltar a la ética por supuesto.


En muchas partes del mundo se le tiene miedo a la competencia, es por eso que hay tantos subsidios, nadie quiere esforzarse más de lo que ya lo hace, el ser humano es acomodado por naturaleza, si un modo de vida funciona, allí nos vamos a quedar. El problema es cuando aparecen mejores soluciones que las nuestras, entonces tenemos que mejorar, competir por ser el mejor y ganar.


Si nosotros mejoramos, los que van atrás nuestro van a mejorar, nuestros clientes van a mejorar porque tienen mejores beneficios, o sea todos mejoramos, crecemos, maduramos. Lo importante es dejarnos llevar por el instinto competitivo que todos tenemos, siempre tenemos que tratar de ser mejores que el prójimo, eso nos llevará lejos, individualmente, como país y como región.