Saltar al contenido

Comparando las propuestas de reforma fiscal de Trump y Clinton

A medida que se acercan las elecciones presidenciales de 2016, los candidatos demócratas y republicanos están perfeccionando y promoviendo sus respectivas propuestas de reforma fiscal. Si bien ninguno de los dos candidatos propone un verdadero cambio fundamental en nuestro sistema de impuestos, ambos han presentado recomendaciones que impactarían significativamente tanto a los individuos como a las empresas.

Como era de esperar, las propuestas de Hillary Clinton siguen en general las de la actual administración, como la de utilizar el código tributario para extraer ingresos adicionales de los contribuyentes ricos a fin de redistribuir los ingresos y financiar otras iniciativas.Las propuestas de Donald Trump siguen el enfoque tradicional de los republicanos de reducir las tasas impositivas, tanto para las empresas como para los individuos, a fin de estimular el crecimiento económico.

Comparando las propuestas de reforma fiscal de Trump y Clinton
Comparando las propuestas de reforma fiscal de Trump y Clinton

A continuación se comparan los principales elementos de las dos propuestas.

Tasas de Impuestos Individuales

Clinton propone una sobrecarga fiscal del 4 por ciento en “el 0,02 por ciento superior de los contribuyentes” en la medida en que sus ingresos brutos ajustados superen los 5 millones de dólares. Para aquellos con ingresos por encima de 1 millón de dólares, ella instalaría una tasa de impuestos efectiva del 30 por ciento, una versión de lo que se ha conocido como la “regla de Buffet”. Los materiales de la campaña de Clinton no describen ningún cambio en el impuesto mínimo alternativo (AMT).

Trump propone los siguientes tramos y tasas para los declarantes conjuntos casados (los tramos para los declarantes solteros serían la mitad de estas cantidades):

Renta imponible
Tasa
Menos de 75.000 dólares
12 por ciento
De 75.000 a 225.000 dólares
25 por ciento
Más de 225.000 dólares
33 por ciento

Trump propone eliminar completamente el AMT.

Ganancias de capital y dividendos

Según el plan de Clinton, los contribuyentes que reporten ganancias de capital retenidas durante uno o dos años pagarían su tasa ordinaria de impuesto sobre la renta, que actualmente llega hasta el 39,6 por ciento, al igual que lo hacen ahora por las ganancias retenidas en menos de un año. Las ganancias de dos a tres años estarían sujetas a una tasa del 36%, y después de eso, la tasa disminuiría en cuatro puntos porcentuales cada año hasta alcanzar la actual tasa a largo plazo del 20%. Clinton propone gravar el recibo de los intereses transferidos como ingresos ordinarios.

El plan Trump mantendría la estructura actual de la tasa de ganancia de capital (tasa máxima del 20 por ciento) dentro de los tramos impositivos que se muestran arriba. Trump también propone gravar el recibo de los intereses contabilizados como ingresos ordinarios.

Deducciones detalladas/exenciones personales

Clinton propone limitar el valor de las deducciones detalladas al 28 por ciento para los contribuyentes de mayor cuantía. También cerraría lo que los demócratas llaman la “laguna de Romney” limitando la capacidad de los contribuyentes ricos de albergar ingresos en ciertas cuentas de jubilación con preferencia de impuestos. En lugar de ampliar la deducción detallada de los gastos médicos, propone crear un nuevo crédito reembolsable de hasta 2.500 dólares para las personas (5.000 dólares para las familias) para ayudar a las personas aseguradas que se enfrentan a elevados gastos de bolsillo para medicamentos de venta con receta.

El plan Trump aumentaría la deducción estándar para los solteros a 15.000 dólares y a 30.000 dólares para los solteros en común. Se eliminaría la deducción por exención personal, así como el estatus de cabeza de familia. Además, el plan Trump limitaría las deducciones detalladas a 200.000 dólares para los casados que presentan una declaración conjunta o a 100.000 dólares para los solteros.

Ley de Cuidado Económico

Clinton ha expresado su apoyo a la Ley de Atención Asequible (ACA), incluyendo la retención de un impuesto adicional a Medicare y la expansión del impuesto sobre los ingresos netos de inversión a los ingresos comerciales de las entidades de paso. Sin embargo, ha expresado su apoyo a la derogación del “impuesto sobre los Cadillac” en ciertos planes de salud de alto costo.

Trump propone revocar la ACA, lo que incluiría la revocación del impuesto adicional de Medicare, el impuesto sobre la renta de las inversiones netas, el impuesto especial sobre los dispositivos médicos y el impuesto sobre los Cadillac.

Incentivos para el cuidado de niños y ancianos

Clinton ha declarado que “trabajará para asegurar que ninguna familia pague más del 10 por ciento de sus ingresos por el cuidado de sus hijos, haciendo que el Crédito Fiscal para Niños sea más generoso para las familias trabajadoras”. Sin embargo, aún no ha publicado ninguna propuesta específica para ampliar los créditos fiscales para los gastos de cuidado.

Trump propone que se añadan deducciones por encima de la línea para los gastos de cuidado de los niños (con un tope al costo promedio de dichos gastos en el estado de residencia del contribuyente), una deducción similar para el cuidado de los ancianos (con un tope de 5.000 dólares al año), la ampliación del Crédito por Ingresos de Trabajo y contribuciones con un tope de hasta 2.000 dólares al año para las cuentas de ahorro para el cuidado de los dependientes.

Impuesto Federal sobre el Patrimonio

Clinton propone reducir la exclusión de por vida a 3,5 millones de dólares por patrimonio y aumentar la tasa al 50 por ciento para los patrimonios con un valor superior a 10 millones de dólares, al 55 por ciento para los que tienen un valor superior a 50 millones de dólares y al 65 por ciento para los que tienen un valor superior a 500 millones de dólares, e imponer el impuesto sobre la renta a determinados legados de bienes con ganancias no realizadas.

Trump propone revocar completamente el impuesto federal sobre el patrimonio, pero gravaría las propiedades con ganancias de capital no realizadas por encima de los 10 millones de dólares. No permitiría las contribuciones de bienes apreciados a una caridad privada establecida por el difunto o los familiares del difunto.

Tasas del impuesto de sociedades

Los materiales de la campaña de Clinton no describen ningún cambio específico en la tasa de impuestos de las empresas. Ella ha pedido medidas no especificadas para “ampliar la base impositiva” con el fin de reducir la tasa como un componente necesario para ser más competitivos en la economía mundial.

Trump propone reducir la tasa máxima del impuesto de sociedades al 15 por ciento y eliminar el AMT corporativo.

Pequeños negocios

Clinton propone permitir a las pequeñas empresas:

  • Una deducción estándar de una cantidad aún no especificada.
  • Gastos inmediatos de hasta 1 millón de dólares en inversiones de nuevos negocios.
  • Exclusión fiscal del cien por ciento de las ganancias de capital para inversiones a largo plazo.
  • Contabilidad en efectivo para empresas con ingresos brutos inferiores a 25 millones de dólares.
  • Un límite cuádruple para deducir los costos de inicio y organización de 10.000 a 40.000 dólares.

Las reducciones propuestas por Trump a las tasas de impuestos individuales y corporativos beneficiarían a los dueños de pequeñas empresas. También permitiría a las empresas que pagan los gastos de guardería de sus empleados excluir esas contribuciones de los ingresos y aumentaría el límite anual del crédito fiscal empresarial para la guardería en el lugar de trabajo a 500.000 dólares al año.

Incentivos fiscales para empresas y “lagunas”

Clinton propone un “Crédito Fiscal para el Renacimiento de la Manufactura” modelado en el Crédito Fiscal para Nuevos Mercados. También permitiría un crédito fiscal de 1.500 dólares para las empresas que contraten aprendices y un crédito fiscal más grande si la empresa contrata a un “joven”. Cerraría las “lagunas fiscales” aplicables a los reaseguros extranjeros y al comercio de derivados, y limitaría los beneficios de los intercambios de igual naturaleza.

Trump propone eliminar todos los incentivos fiscales a las empresas, excepto el crédito para investigación y desarrollo. Sin embargo, permitiría a las empresas que se dedican a la fabricación en los Estados Unidos una elección para gastar la inversión de capital en lugar de deducir los gastos de intereses corporativos.

Propuestas de Impuestos Internacionales

Los materiales de la campaña de Clinton no discuten ninguna propuesta de impuestos específicos relacionados con la repatriación de los beneficios extranjeros. Sin embargo, ella ha propuesto limitar la capacidad de las empresas extranjeras que hacen negocios en los Estados Unidos de participar en la llamada “depuración de ganancias”, que es esencialmente la repatriación libre de impuestos de las ganancias fuera de los Estados Unidos.

Trump propone una repatriación única de “dinero de las empresas en el extranjero a una tasa de descuento del 10 por ciento”. Además, Trump ha propuesto poner fin al aplazamiento de los impuestos sobre los ingresos de las empresas ganados en el extranjero, manteniendo el régimen de crédito fiscal en el extranjero.