Saltar al contenido

Cómo tratar con clientes desagradables

Tratar con clientes gruñones es sin duda uno de los peores aspectos de cualquier trabajo de venta al por menor, pero incluso los contables expertos en una industria avanzada bien pagada tienen que tratar con clientes desagradables de vez en cuando, también. Manejar clientes que te ponen la piel de gallina nunca es fácil, y no debería serlo, pero es una parte vital de cualquier carrera exitosa de un contador público. Esto significa que es crucial que domines las habilidades personales esenciales que se necesitan para manejar el manejo de un cliente desagradable, ya que el no hacerlo podría costarle a tu compañía un serio dinero en efectivo, e incluso podría costarte tu carrera.

No dejes que tus emociones se desborden, sino que revisa estos consejos y trucos de cabeza fría, y estarás bien encaminado para manejar clientes desagradables con el gusto y el profesionalismo de los contadores públicos más consumados del mercado.

Cómo tratar con clientes desagradables
Cómo tratar con clientes desagradables

Desarrollando tu Shakespeare interior

No se debe esperar que ningún contador público actúe con maestría y perfección ante un cliente desagradable, pero todo profesional de la contabilidad debe dominar algunas habilidades básicas de actuación que son esenciales para el éxito en el espacio de trabajo moderno. Los profesionales de la contabilidad deben entender la importancia de las habilidades relativamente básicas de actuación, como mantener la cara recta y la cabeza fría a pesar de una situación acalorada, ya que incluso el lenguaje corporal desagradable puede molestar a un cliente especialmente molesto y hacer que te caiga un poco de agua caliente.

Antes de empezar a abordar los problemas derivados de un cliente desagradable, entonces, querrás revisar algunos consejos básicos para mantener la calma en el trabajo a pesar de los intensos niveles de estrés, las altas expectativas y los clientes problemáticos. Los clientes irritables son simplemente un hecho en todas las industrias, pero eso no significa que las empresas de todas partes cierren sus puertas cuando las cosas se ponen difíciles y los clientes empiezan a quejarse; más bien, la medida de un negocio exitoso (y de un profesional inteligente) es cuán bien operan bajo presión y se adaptan para superar una situación desafiante.

Una vez que hayas dominado la habilidad social necesaria para sobrellevar una desagradable reunión o discusión con tu cliente, puedes pasar a la intensa maestría mental necesaria para formar una lista de control en la que puedas confiar cada vez que un cliente pícaro e insaciable irrumpa en tu oficina con otra queja. Cada contador público debe tener un sistema establecido con antelación al que pueda remitirse para tratar con clientes poco profesionales o francamente irritables que se quejan del impuesto de sucesiones, y la institucionalización de esa lista de control en toda su empresa hará maravillas para la moral y la eficiencia de la empresa también.

Sin embargo, antes de empezar a tratar de complacer a un cliente desagradable, debes saber que no todas las batallas valen la pena; por muy doloroso que sea económicamente, algunos socios no valen la pena, y los contadores públicos deben entender que tendrán que trazar una línea en la arena que, si se cruza, significa que se desharán de un cliente en un abrir y cerrar de ojos por el bien de la empresa, y de ellos mismos.

Poniendo el pie en el suelo

Aunque los contadores públicos no deberían despedir a un cliente a la ligera, y muchos profesionales del sector regañarán a cualquiera que rechace una oportunidad de negocio, la realidad del mercado actual es que algunas cosas son simplemente insufribles. Los contadores públicos no deberían tratar con el acoso personal o aceptar el menosprecio de sus empleados de bajo nivel en nombre de sus clientes, por ejemplo. A veces, es necesario que se ponga firme y recuerde a un cliente particularmente problemático y al mercado en su conjunto que usted y su empresa defienden algo, es decir, la decencia, y que la repetida violación de las normas por parte de un cliente tendrá consecuencias.

Para ello, los contadores públicos deben incorporar en su lista de control un delito sancionable por tratar con clientes deshonestos y enfadados. Algunas ofensas no pueden ser sufridas, obviamente; traer una gran vergüenza pública, problemas económicos o legales a su firma nunca puede ser tolerado, por ejemplo. Otras transgresiones, sin embargo, pueden ser toleradas; los contadores públicos deben entender que en ciertas circunstancias los clientes pueden ser perdonados, y que todos pueden tener momentos acalorados de irracionalidad a veces.

Por encima de todo, nunca te desanimes; este es un proceso intensamente personal y a veces emocional, y tienes que entender que te va a pasar factura. Las situaciones sociales como esta nunca son fáciles de sobrellevar, pero hay que navegar a través de ellas si quieres tener éxito como profesional. Nunca dejes que tu salud mental se ponga en peligro al tratar con un cliente que es simplemente incompatible contigo, y recuerda que sirves mejor a tus clientes siendo abierto y honesto con ellos.

Tratar con los infames “clientes del infierno” nunca es fácil, pero no es un obstáculo insuperable que debería marcar el final de tu carrera como contador público. Al instituir un sistema sabio en el que pueden confiar sus colegas constantemente, y al tener un código claro de relaciones con el cliente que le aislará los peores lados de un cliente molesto, estará en camino de dominar el arte de soportar lo desagradable.