Saltar al contenido

Cómo superar los desafíos que enfrenta el futuro de la auditoría

Llámalo “choque futuro” para la auditoría.

Un nuevo informe de Thomson Reuters Checkpoint no se anda con rodeos al declarar que demasiadas firmas de contadores públicos se están quedando atrás en el pilar de la profesión: los servicios de auditoría. Y si los contadores públicos van a mantener su estatus de asesores de confianza, tienen que adoptar una nueva forma de proporcionar servicios de auditoría.

Cómo superar los desafíos que enfrenta el futuro de la auditoría
Cómo superar los desafíos que enfrenta el futuro de la auditoría

“Los avances en la tecnología y la masiva proliferación de información disponible han creado un nuevo panorama para los informes financieros”, dijo Alan Anderson, CPA, fundador de ACCOUNT-ability Plus LLC y director ejecutivo de la Iniciativa de Investigación de Análisis de Datos AICPA de Rutgers, en una declaración preparada.”Para impactar exitosamente el futuro de las auditorías, las firmas deben entender los desafíos claves que actualmente enfrenta la profesión de la auditoría para poder identificar las necesidades que deben ser satisfechas por la auditoría del futuro”.

Según el informe, 4 Claves para el futuro de la auditoría , “muchas empresas no se dan cuenta de que sus auditorías están viviendo en el pasado”. El hecho de que sus auditorías no tengan papel no significa que esas firmas estén modernizadas y preparadas para el futuro.

Si bien la prestación de servicios de auditoría ha cambiado, “nada del proceso de auditoría en sí ha cambiado junto con él, por lo que siguen existiendo las mismas ineficiencias sistemáticas”, afirma el informe. “Además, los auditores continuamente fallan en el uso de la tecnología para comprender mejor a un cliente y su negocio, la industria, y como herramienta para aumentar la curiosidad”.

Entonces, ¿cuáles son los desafíos que enfrenta el futuro de la auditoría? Se pueden agrupar en cuatro categorías: calidad, innovación, talento y relevancia.

Aquí están las claves de la comida para llevar:

1. Calidad. Es más que seguir una lista de control. La calidad está incrustada en la cultura misma de una empresa. Desde conocer el negocio del cliente hasta su industria, los estándares de auditoría profesional, y cómo se deben realizar las auditorías, la calidad es integral y continua. El enfoque en la calidad y el propósito inspira a los buenos auditores.

Pero, desafortunadamente, la respuesta tradicional a los problemas o cuestiones de auditoría es un programa de revisión por pares. El problema es que implica una inspección después de que el trabajo ya está hecho. Eso significa que “las respuestas pasadas y presentes de la profesión de Contadores Públicos a la garantía de calidad han sido más reactivas que proactivas. Los futuros esfuerzos de calidad deben ser más proactivos y en tiempo real”, afirma el informe.

El desarrollo de una mentalidad de calidad en los futuros auditores requiere la dirección de instructores bien informados y líderes de empresas, así como un entorno “correcto a la primera”, que impulse una “cultura continua de calidad”, según el informe.

2. Innovación. La innovación depende de las percepciones, y los impulsores para lograrlo en el entorno actual son los grandes datos y el análisis de datos, afirma el informe.

“Sin transformar estos datos/información en percepciones para evaluar las necesidades y deseos, predecir comportamientos e integrarlos con el conocimiento más allá de los estados financieros, la auditoría es un ejercicio sin sentido”, afirma el informe.

La innovación significa cambio, pero el cambio nunca es fácilmente aceptado, especialmente cuando se trata de tecnología. Pero la profesión debe cuestionar sus prácticas para impulsar el cambio, ser innovadora y seguir siendo relevante.

“Las soluciones de auditoría basadas en la nube, la auditoría continua, la supervisión del riesgo/cumplimiento en tiempo real, la supervisión de la práctica en tiempo real, la toma de decisiones asistida por medios cognitivos y el análisis de datos sólidos son sólo algunas de las innovaciones sobre las que la profesión debe actuar ahora o que han quedado obsoletas”.

3. Talento. No hay duda de que los profesionales de la contabilidad son necesarios y están en demanda. Pero aquí está el truco: Más estudiantes que nunca se están especializando en contabilidad, pero la brecha entre los que se gradúan en contabilidad y los que se convierten en contadores públicos autorizados se está ampliando.

Así pues, si bien la demanda de contadores públicos está aumentando, la oferta está disminuyendo, y se ha pasado de contratar a contables de plantilla a personas con mayores aptitudes analíticas y comerciales.

“La auditoría del futuro requiere una formación más profunda en áreas que van más allá de las habilidades históricas de un auditor”, afirma el informe. “Mientras que, en algunos casos, la auditoría exige habilidades de otras disciplinas, como la gestión de riesgos, la forense y la informática, el auditor del futuro aumenta su comprensión de estas disciplinas no tradicionales y trabaja más estrechamente que nunca con especialistas en datos y análisis”.

4. Relevancia. Aquí hay un bocado: Si bien el propósito de las auditorías es que la entidad auditada mantenga la financiación o cumpla los requisitos reglamentarios, eso no equivale necesariamente a la forma en que son pertinentes, afirma el informe.

La relevancia es crucial para la satisfacción y la retención de los clientes. Aunque a las empresas les gusta decir que sus auditorías son únicas y, por lo tanto, más pertinentes, los propietarios de las empresas “suelen considerar la auditoría anual como un costo o un mal necesario que no es pertinente y que añade poco o ningún valor a la empresa”, según el informe.

Eso significa que las empresas deben lidiar con la forma en que son seleccionadas. Y eso es generalmente por el precio.

“En este entorno, las palabras sobre la pertinencia tienen poco significado porque el cliente duda de que la auditoría cumpla realmente esa promesa”, afirma el informe.

Por lo tanto, el resultado final es que las empresas deben hacer que su auditoría sea relevante, haciéndola pertinente para un cliente en particular.

“El equipo de auditoría necesita saber que el socio espera que entienda el negocio del cliente y que añada conocimiento a la auditoría identificando las áreas en las que el cliente puede mejorar”, afirma el informe. “La cultura de la empresa debe hacer hincapié en la importancia de entender el negocio del cliente y comunicar y confirmar este entendimiento al cliente”.