Saltar al contenido

Cómo mejorar su habilidad para hablar en público

El marketing se basa en la visibilidad. Es importante poner tu nombre y tu cara ante el público para que se identifiquen fácilmente contigo y con tu empresa. Esto es evidente a partir de las otras ideas de marketing que hemos cubierto en nuestra serie: mejoras en el sitio web, boletines de clientes, referencias y encuestas a clientes.

Pero no es fácil permanecer de frente todo el año. Ahora que la temporada de impuestos ha terminado, y antes de la crisis de planificación de impuestos de fin de año, puede ofrecerse como voluntario para hablar en varias reuniones de negocios, como una reunión de la cámara de comercio local o una asociación de empresarios, u otros eventos. Este puede ser justo el tipo de visibilidad que su práctica necesita.

Cómo mejorar su habilidad para hablar en público
Cómo mejorar su habilidad para hablar en público

Antes de seguir adelante, abordemos la inevitable protesta de: “No me siento cómodo hablando en público”. Concedido, esta técnica de marketing no es para todo el mundo. Si la idea de hablar a una gran multitud te hace sudar frío, o evitas el foco de atención por otras razones, puedes decidir pasar. Pero no dejes que el miedo anule los beneficios de construir tu práctica.

Del mismo modo, si no eres muy hábil para hablar en público, toma medidas de antemano para mejorar tu desempeño. Comienza siguiendo estas tres perlas de sabiduría: Practica, practica y practica un poco más. Haz primero un ensayo general para un grupo más pequeño, como tu familia inmediata. A medida que se sienta cómodo en el papel, puede intentar alejarse del podio y usar otros trucos del oficio. Antes de que se den cuenta, hablar en público se convertirá en algo natural.

¿Cómo puedes hacer que los discursos cuenten? Aquí hay seis consejos que han funcionado para otros en la profesión de la contabilidad.

1. Elija un tema que sea atractivo. Por ejemplo, si está hablando con un grupo de propietarios de pequeñas empresas, podría cubrir las disposiciones clave de ahorro de impuestos en la nueva Ley de Protección de los Estadounidenses contra el Aumento de Impuestos. O, si está dando un discurso en una comunidad de jubilados, podría adaptar su charla para evitar el impuesto sobre los beneficios del Seguro Social. Apela a los principales intereses de la audiencia.

2. Eres un profesional, así que actúa como tal. Recuerda, estás representando a tu empresa y creando una impresión duradera a un número considerable de personas. No intentes ser un comediante de Borscht Belt cuando no lo eres – sólo sé tú mismo. Proyecta los rasgos que esperas que animen a los asistentes a usar tus servicios, incluyendo franqueza, integridad y competencia.

3. Habla claro. Bájate de tu caballo alto si tu discurso te pone ahí arriba. El discurso no debe sonar condescendiente o como si estuvieras “hablando bajo” al grupo. Habla en un tono de tipo conversacional que sería típicamente usado por las personas que probablemente usarían los servicios de tu firma. No los aburras con citas de las regulaciones del IRS u otro lenguaje técnico. Dígales lo que es importante saber en términos comprensibles.

4. Usar las ayudas visuales adecuadamente. Cuando te vuelvas más hábil para hablar en público, puedes incorporar ayudas visuales, como gráficos o diapositivas, en tu presentación. Pero también emplea un poco de moderación aquí: Las ayudas visuales deben complementar tu discurso, no al revés. Si son abrumadores, la audiencia te desconectará. Utiliza las ayudas para aclarar o enfatizar tus puntos de vista, y luego sigue adelante.

5. Manténgalo corto y dulce. No sobreestimes la capacidad de atención de los asistentes. Es mucho mejor ser conciso y hacer que se vayan queriendo más que seguir con lo que parece una cantidad interminable de tiempo. Planifique su discurso para tener una breve introducción al material, un medio informativo y un final definitivo.

6. No te olvides del verdadero propósito de tu discurso. 7. Finalmente, cuando sea posible, incluye una “llamada a la acción” basada en la información que has presentado. Por ejemplo, si has hablado en tu iglesia o templo sobre el desarrollo de un plan personal de impuestos para todo el año, concluye recomendando a los miembros de la congregación que se pongan en contacto con un asesor fiscal profesional. Obviamente, esperas ser tú quien reciba la llamada, y si has hecho un buen trabajo, ¡será así!