Saltar al contenido

Cómo mejorar la gestión de pedidos y la recaudación del impuesto sobre las ventas

Para sus clientes de comercio electrónico y de venta al por menor en general, el seguimiento manual del inventario es, en términos inequívocos, una labor intensiva.

Tienes que recordar cuánto inventario tienes en cada lugar, cuánto pedir, cuándo pedir y qué proveedores usar. No es una tarea fácil. Y es especialmente difícil para los vendedores de comercio electrónico con el desafío adicional de manejar los impuestos de venta basados en el lugar al que envían sus productos.

Cómo mejorar la gestión de pedidos y la recaudación del impuesto sobre las ventas
Cómo mejorar la gestión de pedidos y la recaudación del impuesto sobre las ventas

Fuera de servicio

Si sus clientes usan un bolígrafo y un papel para hacer el inventario, no se sorprenda si se pierden o se destruyen accidentalmente notas irremplazables. Y si usan Excel, no esperes poder introducir datos automáticamente en una hoja de cálculo o sacar informes fácilmente.

La solución a estos complejos problemas es automatizar el mayor número posible de procesos de gestión de pedidos y acelerar los restantes procesos manuales. Cubriremos esos procesos específicos en un momento. Pero primero, es importante señalar que el software avanzado de gestión de pedidos no sólo ahorra tiempo y mejora la precisión de los datos de inventario, sino que también complementa la capacidad de una empresa para recaudar impuestos.

Poniendo a prueba tu paciencia

Las leyes fiscales son increíblemente complejas, y están cambiando todo el tiempo. Muchos estados tienen diferentes tasas de impuestos sobre los alimentos, la electrónica y otros tipos de productos.

Cinco estados (Alaska, Delaware, Montana, New Hampshire y Oregon) no tienen actualmente impuestos sobre las ventas en todo el estado. Pero incluso esos estados pueden tener algunos impuestos de ventas municipales y del condado que se aplican a ciertas compras.

Como se ha señalado al principio, sus clientes de comercio electrónico deben hacer frente al problema de no sólo contabilizar con precisión los cambios en su inventario, sino también las diversas leyes fiscales en juego.

Las tiendas de ladrillos y mortero pueden usar simplemente sus tasas de impuestos locales, pero los vendedores en línea no pueden. Si sus clientes están en esta situación, ¿qué deberían hacer? Simple. Concentrarse en las partes clave del proceso de cumplimiento de pedidos.

Ley y Ordenación

Los clientes tienen que organizar sus almacenes de manera que los productos que suelen venderse juntos se agrupen y los productos de venta rápida estén más cerca de la zona de recepción para que puedan entrar y salir rápidamente del almacén. Analizar los datos de ventas con la ayuda de informes para planificar los altibajos estacionales de la demanda.

Cultivar relaciones sanas con los proveedores negociando y cumpliendo las condiciones de pago y haciendo un seguimiento del rendimiento de cada proveedor a lo largo del tiempo. Y por último, pero no menos importante, establezca puntos de reordenación automática en cada uno de sus productos y agilice la emisión de órdenes de venta y de compra para que sepa exactamente cuánto inventario entra y sale de sus almacenes.

Asegúrate de hacerlo con una solución de inventario que se integre adecuadamente con el software de automatización de impuestos de ventas. De esa manera, cuando llegue una orden de compra y se genere un pedido de venta, las cifras correctas del impuesto sobre las ventas se rellenarán instantáneamente en ella.

La gestión de pedidos y la recaudación de impuestos no son un paseo en el parque, pero usando las herramientas adecuadas, puedes hacerlas mucho menos complejas.

El artículo original apareció en el blog de Avalara.