Saltar al contenido

Cómo los contadores pueden prepararse para la reforma fiscal bajo el Trump

Si su práctica de contabilidad ha estado en el negocio por más de 30 años, ciertamente recuerda el impacto de la Ley de Reforma Fiscal del Presidente Reagan de 1986. Este proyecto de ley de transformación simplificó significativamente el código del impuesto sobre la renta para una buena mayoría de los individuos; sin embargo, lo hizo mucho más complejo para otros. Los cambios fueron tan amplios y radicales que se conoció como “La Ley de pleno empleo de los contadores de 1986”.

Los cambios más importantes que introdujo la Ley (y actualmente se están celebrando debates similares) incluyeron la disminución de la tasa impositiva máxima al 28% y la reducción del número de tramos impositivos de 14 a dos. También:

Cómo los contadores pueden prepararse para la reforma fiscal bajo el Trump
Cómo los contadores pueden prepararse para la reforma fiscal bajo el Trump
  • Creó el impuesto infantil.
  • Hizo que los ingresos por desempleo fueran totalmente gravables.
  • Eliminó el promedio de ingresos de la mayoría de los contribuyentes.
  • Creó reglas de actividad pasiva, y de repente tuvimos “PIGs” y “PALs” (generadores de ingresos pasivos y pérdidas de actividad pasiva).
  • Deducciones limitadas de la contribución del IRA.
  • Eliminó, limitó o eliminó muchas deducciones, como el interés personal, los impuestos sobre las ventas y las comidas de negocios y entretenimiento.
  • Derogó la exclusión de los dividendos y el tratamiento de las ganancias de capital a largo plazo.
  • Creó la deducción estándar y aumentó considerablemente la exención personal.
  • Nos llevó por el camino de las limitaciones basadas en los ingresos brutos ajustados.
  • Redujo en gran medida una forma de fraude fiscal al exigir que los números de la Seguridad Social de los dependientes figuraran en las declaraciones personales.
  • Eliminó el Crédito Fiscal para Inversiones e hizo grandes cambios en la depreciación, lo que ayudó a que la Ley fuera neutral en cuanto a los ingresos al trasladar la carga fiscal de los individuos a las empresas.

¡Vaya!

Los que recuerdan el ambiente de 1986 saben que la Ley fue una bendición para la profesión, pero también resultó en una gran cantidad de trabajo en poco tiempo. Creó obstáculos para los contadores que se vieron obligados a apurarse para ponerse al día en los cambios y la forma en que afectaban a sus clientes. Además, causó trastornos entre los proveedores de software de impuestos y contabilidad que no podían responder rápidamente a cambios tan masivos en el código fiscal.

Hoy, después de más de 30 años de ajustes de interés especial, muchos de los conceptos introducidos y los problemas abordados por la Ley de Reforma Fiscal han encontrado su camino de vuelta al código fiscal. Como resultado, la simplificación del código está resonando hoy en día como lo hizo en los primeros años de Reagan. Con el Presidente Trump ya más allá de su centésimo día en el cargo, podemos estar en una revisión fiscal similar, pero ¿estamos preparados para ello?

Cómo pueden prepararse los contadores

Aunque es demasiado pronto para saber exactamente cómo debemos guiar a nuestros clientes a través de los posibles cambios fiscales, aquí hay varias sugerencias de cómo su empresa puede prepararse ahora.

1. Mantente informado. Es fundamental mantenerse informado y animar a su personal a hacer lo mismo cuando las propuestas de impuestos empiecen a ganar impulso. Un sistema de investigación fiscal confiable que proporcione una cobertura diaria oportuna y precisa de los avances en materia de impuestos, entregado a través de correo electrónico, es una manera eficiente de mantenerse al día con los cambios.

Este enfoque ahorra tiempo al filtrar los desarrollos y minimizar la necesidad de monitorear múltiples sitios cada día. También es una ventaja si su proveedor proporciona artículos más profundos con conocimientos de expertos, observaciones y consejos de planificación para ayudar a sus clientes. Los blogs de reconocidos expertos también pueden ser un valioso recurso para obtener diferentes perspectivas y puntos de vista adicionales.

2. Comunicarse con los clientes. 3. Aprovechar la oportunidad de la reforma fiscal para comunicarse con los clientes a medida que la política fiscal toma forma. Desde el impuesto sobre la renta hasta el impuesto sobre ganancias de capital, pasando por el impuesto sobre el patrimonio y el impuesto de sociedades, diríjase a sus clientes con una orientación específica y con consejos de planificación potenciales adaptados a ellos.

Las empresas tienen una variedad de opciones para mantener a sus clientes informados, incluyendo boletines, blogs, publicaciones en medios sociales, artículos en sitios web, o incluso reenviando artículos que podrían ser de su interés. La clave es mantenerse en contacto para que sepan que usted está cuidando sus intereses (y no proporcione una apertura para sus competidores).

3. Revisa con tus proveedores. 4. Hable con su proveedor de software para asegurarse de que están monitoreando de cerca la política y están preparados para actualizar sus ofertas en consecuencia, así como para proporcionarle herramientas de minería de datos para identificar el impacto potencial en el cliente. Y su proveedor de contenido debería estar avisándole de la legislación pendiente sobre temas de búsqueda relevantes, notificándole cuando un documento es citado por un nuevo caso de impuestos federales o un fallo del IRS, e informándole de los casos judiciales, cambios de ley y actualizaciones de la normativa.

4. Concéntrese en el aprendizaje. 5. Manténgase al tanto de la legislación y sea consciente de las diferencias entre las versiones del Senado y la Cámara para que esté listo para un “proyecto de ley de compromiso”. Una vez que las leyes sean promulgadas, reserve tiempo adicional para que usted y su personal se pongan al día con los cambios, cómo afectarán a sus clientes y, lo más importante, compartan el aprendizaje entre sí. Los cursos de actualización de impuestos, los seminarios web, las conferencias y los cursos a su propio ritmo son algunas de las opciones que están disponibles para ayudar a los profesionales a ponerse al día sobre los cambios recientes.

Si algo es seguro, es que la gran reforma fiscal mantendrá ocupados a los contadores. Y no se detiene con los cambios federales ya que los estados también tienen que reaccionar. Prepárese para aprovechar el interés y las preguntas que reciba de los clientes y prospectos para profundizar sus relaciones y construir su negocio.