Saltar al contenido

Cómo los contadores pueden aprovechar al máximo los fines de semana largos

Los fines de semana largos son un regalo. Están dispersos a lo largo del año, y los esperamos con ansias. Son los fines de semana en los que un día festivo cae en un viernes o lunes y, sumado al sábado y al domingo, nos da un plazo de tres días. Tenemos uno este próximo fin de semana para celebrar el Día de la Recordación.

Como profesional de la contabilidad, ¿con qué frecuencia aprovecha al máximo esas mini-vacaciones? Con demasiada frecuencia, tal vez sin querer, nos metemos en actividades de trabajo durante el fin de semana de tres días, pensando: “Oye, no hay ningún daño real”.

Cómo los contadores pueden aprovechar al máximo los fines de semana largos
Cómo los contadores pueden aprovechar al máximo los fines de semana largos

¿Un mensaje oculto?

Sin embargo, ¿qué le decimos a nuestro subconsciente cuando permanecemos continuamente en un modo de trabajo? ¿Que no podemos competir, que tenemos que aprovechar el tiempo libre para seguir siendo competitivos, que no somos lo suficientemente buenos, que no podemos mantenernos concentrados durante las horas de trabajo y tenemos que pedir prestado a nuestras horas de ocio?

Si se aborda correctamente, los fines de semana largos pueden ser un tiempo para disfrutar del ocio, el descanso y la relajación. Si se abordan como un fin de semana típico, pueden no ofrecer ningún beneficio significativo. ¿Cómo podemos optimizar estos regalos del calendario y aún así mantener nuestra ecuanimidad? Hay varias maneras de hacerlo.

1. Visita tu calendario o software de programación y estudia los fines de semana de tres días con un año de antelación. La noche anterior a esos fines de semana, anota que no te llevarás nada de la oficina a casa. Haciendo esta anotación, aumentas la probabilidad de que realmente cumplas.

2. Evita la tentación en casa de “buscar” cosas en línea. 3. Evita también la tentación de meditar sobre los archivos de los clientes o de realizar actividades de oficina aunque no te hayas llevado físicamente un maletín a casa.

3. Involúcrese totalmente en sus actividades y en sus relaciones durante esos largos fines de semana. 4. Si estás con tu familia y amigos, estate con ellos. Si estás viajando o simplemente trabajando en el patio, estate donde estás.

4. En el último día de tu fin de semana largo, no exageres. 5. No te quedes despierto hasta tarde, no comas en exceso, no bebas en exceso, ni pidas prestado al día siguiente. Jubílese a una hora razonable, y prepárese para volver al trabajo un poco antes de lo habitual – para encontrar menos tráfico – y proporcionarse unos minutos extra en el mundo del trabajo diario.

Verdaderos regalos

El Día de la Recordación, el 4 de julio (cuando cae en viernes o lunes), el Día del Trabajo, el Día de Martin Luther King Jr. y así sucesivamente pueden ser momentos en los que nos ocupamos de actividades agradables y celebramos realmente la ocasión en cuestión.

Te debes a ti mismo aprovechar estos regalos esparcidos por todo el calendario anual.