Saltar al contenido

Cómo investigar correctamente a un asesor fiscal

Los contadores de hoy en día también son asesores financieros, proporcionando sabiduría y conocimiento a los clientes que planifican sus nuevas metas financieras. Pero la verdadera sabiduría es admitir lo que no se sabe, especialmente en el campo de los impuestos.

En lugar de aprender las complejidades de las leyes fiscales por nosotros mismos, los contadores pueden referir a los clientes a un consultor de impuestos. Un consultor puede ayudar a sus clientes así como educar a sus propios contadores públicos y darles una sólida base en la ley de impuestos. Corporate Tax Incentives enumera algunos beneficios clave que una firma de contadores públicos puede obtener al trabajar con un consultor de impuestos y señala que “cuando usted obtiene el control de su base de clientes y maximiza el ahorro de impuestos, usted posiciona a su firma de contadores públicos como un líder de la industria”.

Cómo investigar correctamente a un asesor fiscal
Cómo investigar correctamente a un asesor fiscal

Pero si una firma de contadores públicos no hace su debida diligencia antes de recomendar a un consultor fiscal, se pueden encontrar en agua caliente. Hay una amplia gama de consultores fiscales especializados, cada uno con su propio campo, y muchos no están sujetos a las estrictas normas de una empresa de CPA. No obstante, la empresa de contadores públicos sigue siendo responsable de garantizar que cualquier tercero que recomiende sea competente, y el hecho de no hacerlo puede dar lugar a una demanda judicial.

La investigación de los consultores fiscales no es particularmente diferente de la investigación de otros terceros, como una empresa de SEO, que un contador público ya debe saber cómo hacerlo. Sin embargo, aquí hay algunos pasos para asegurar que el asesor fiscal que recomiende sea el adecuado para su cliente.

  1. Google

Este paso se explica por sí mismo, aunque algunas empresas de contadores públicos pueden evitarlo porque Google no puede dar un punto de vista detallado sobre las capacidades de un consultor fiscal. Pero la información preliminar sigue siendo mejor que no tener información.

Google puede dar a las firmas de contadores públicos una mirada preliminar a la historia del asesor fiscal, cualquier escándalo en su pasado y las revisiones de los clientes. Si su empresa es demandada y se establece que usted nunca se molestó ni siquiera en buscar en Google la empresa que recomendó, entonces será difícil demostrar que hizo su investigación sobre la empresa.

Además de Google, comprueba también la presencia del asesor fiscal en los medios sociales, así como su propio sitio web y su historia. La historia es importante porque deberías recomendar un asesor fiscal con al menos una década de experiencia.

  1. Busca la experiencia del IRS

No importa qué tipo de asesor fiscal recomiende, debe ser un agente registrado (EA) con licencia del IRS. Los EA están específicamente entrenados para manejar la preparación de impuestos y muchos solían trabajar para el IRS. Ellos deben tener un PTIN como usted.

El IRS tiene un directorio constantemente actualizado de preparadores de impuestos calificados, y los contadores públicos deben revisar el directorio para asegurarse de que el consultor de impuestos esté listado. Además, revisa el historial del consultor de impuestos para ver si tiene antecedentes de haber luchado contra el IRS en auditorías o si ha trabajado para la agencia. Cualquiera de los dos es una buena señal de que tienen la experiencia necesaria para ayudar a su cliente.

  1. Escuchar a los compañeros

Los dos pasos anteriores aseguran que el asesor fiscal tiene las calificaciones para ayudar al cliente, pero eso no significa que sean buenos en su trabajo. Las firmas de contadores públicos a menudo carecen de los conocimientos especializados para tomar esa decisión por sí mismas.

Pregunte a los que tienen ese conocimiento especializado así como a las personas familiarizadas con el asesor fiscal. Antes de recomendar a un consultor, hable con él personalmente como si estuviera realizando una entrevista y pida al menos tres referencias. Estas deben ser personas calificadas dentro de su industria así como clientes actuales y anteriores.

Además, tómese el tiempo de encontrar otras fuentes dentro de la industria no recomendadas por el consultor para obtener una opinión imparcial. Un solo competidor puede hablar mal del consultor con la esperanza de obtener negocios de usted. Pero si múltiples fuentes están alabando o criticando las elecciones de negocios del consultor, es una clara señal.

  1. Di “No” por adelantado

Incontables sitios web de empresas como Entrepreneur observan con razón que las empresas deben aprender a decir “no” de manera rápida y decisiva. Es mucho mejor decirle a un cliente por adelantado que no puedes hacer una tarea que decirle que sí puedes, sólo para después admitir que no puedes.

Decir “no” es particularmente importante cuando se trata de recomendar un asesor fiscal. Su cliente puede acudir a usted con un consultor de impuestos en mente, sólo para que su investigación demuestre que el consultor no está completamente calificado. O puede recomendar un consultor, sólo para recibir poco después nueva e inquietante información.

En lugar de inclinarse dócilmente ante los deseos de su cliente o ignorar las noticias con la esperanza de que no sea nada importante, actúe con decisión y firmeza para evitar que consultores no cualificados dañen su empresa. Aunque puede haber un pequeño golpe a corto plazo por decir “no”, no es nada comparado con el daño potencial de aceptar calladamente una decisión terrible.

Un buen contador debe estar dispuesto a transmitir verdades duras a su cliente sin importar las consecuencias.