Saltar al contenido

Cómo hacer que Medicare tenga sentido para sus clientes

Ayudar a sus clientes a entender las complejidades del complicado programa de Medicare de nuestra nación puede ser uno de los deberes más vitales y satisfactorios de los que es responsable su firma de contadores públicos. Sin embargo, llegar a tener una comprensión exacta del programa puede ser extraordinariamente difícil, y los contadores deben hacer su tarea de manera competente antes de que puedan servir a sus clientes.

Envolver tu cabeza en Medicare para poder asistir mejor a tus clientes no es fácil, pero ciertamente no es imposible. Siguiendo estas pautas, puedes asistir mejor a tus clientes y optimizar el desempeño de tu firma cuando se trata de discutir sobre los derechos.

Cómo hacer que Medicare tenga sentido para sus clientes
Cómo hacer que Medicare tenga sentido para sus clientes

Mantén al día a tu cliente

Puede ser fácil para un jubilado dejar que algo como un pago de Medicare se pierda, lo que significa que le corresponderá a su empresa asegurarse de que su cliente esté al día y familiarizado con los pagos que tendrá que hacer, y cuándo hacerlos. El primer paso que debe dar cualquier empresa es educar a sus clientes sobre cuándo pueden inscribirse por primera vez, y qué plazos potenciales pueden enfrentar.

Todos los clientes de su firma que son potenciales receptores de Medicare deben ser actualizados alrededor de su cumpleaños 65, especialmente si no reciben seguro a través de la cobertura patrocinada por el empleador. Por lo general, sus clientes sólo podrán inscribirse en Medicare dentro de un corto período de tiempo, en los tres meses anteriores y posteriores a cumplir 65 años, y el mes de su cumpleaños

Si no se inscriben correctamente en ese estrecho plazo, podrían incurrir en graves sanciones, como la penalización por inscripción tardía. Además, fomentará el estrés en sus clientes y podría generar problemas adicionales para su firma en el futuro.

Sus clientes confiarán en su empresa para que los guíe cuando naveguen por el complejo laberinto de las regulaciones de Medicare y de los seguros, lo que significa que tendrá que mantenerlos actualizados sobre los cambios recientes y familiarizados con el cambiante panorama del programa. Con la edad de jubilación en constante cambio, sus clientes pueden ser elegibles para Medicare sin ser elegibles para la seguridad social, por ejemplo, y deben ser conscientes de que pueden no ser capaces de utilizar esta última para pagar la primera.

Descomponer el programa

Después de que sus clientes sepan cuándo deben inscribirse, probablemente necesite ayudarles a decidir qué tipo de cobertura necesitarán también. Es posible que tenga que explicar las diferencias entre las distintas partes de Medicare, como las partes primarias del programa, la Parte A y la Parte B, y hablar con sus clientes sobre las necesidades específicas que tienen. Los clientes que llegarán a tener un alto costo de servicios ambulatorios, como los que necesitan que se les hagan muchos análisis de laboratorio, probablemente estarán más interesados en la Parte B, por ejemplo.

Si sus clientes no están familiarizados con las diferentes partes de Medicare, podrían terminar pagando el precio más tarde. Por ejemplo, la Parte D, que cubre en gran medida las recetas médicas, podría ser rechazada por sus clientes que no dependen de las dosis regulares de medicamentos, lo que podría terminar costándoles una multa por inscripción tardía si se olvidan o se niegan a inscribirse.

La responsabilidad de actualizar a sus clientes sobre cualquier cambio en estos programas podría caer fácilmente sobre los hombros de su empresa, lo que significa que querrá vigilarlos de cerca. Una revisión anual, al menos, le ayudará a usted y a su cliente a evitar el dolor de cabeza de tener que volver y ver qué cambios se le pasaron y que podrían terminar pagando. Dado que el costo y la cobertura del plan pueden cambiar cada año, estas reuniones pueden ser el momento para discutir el cambio de la cobertura de su cliente.

Estas reuniones también le proporcionan una gran oportunidad para informar a su cliente sobre cómo mantener bajos los costos de atención médica. Los gastos anuales pueden acumularse extraordinariamente rápido, y sin una gestión astuta pueden fácilmente salirse de control. Un cliente casado debe ser informado de que a su cónyuge se le puede ofrecer un plan mejor que el suyo, por ejemplo, y de que hay lagunas que pueden ser explotadas para una mejor cobertura a precios más bajos.

Una pareja que se jubile en 2016 podría necesitar la asombrosa suma de 260.000 dólares para cubrir sus gastos de salud en la jubilación. A medida que este tipo de cifras continúan aumentando mientras los legisladores luchan con el gigante de la reforma del sistema de salud de nuestra nación, sus clientes llegarán a confiar en usted para un asesoramiento sólido que viene a un costo que no romperá el banco.

Al repasar claramente la mejor manera de cubrir las brechas de cobertura que Medicare puede dejarles, por ejemplo, al obtener un plan Medigap, usted puede ayudar a preparar a sus clientes para lo que probablemente sea un futuro costoso. Medicare es extraordinariamente complejo, pero no va a ir a ninguna parte pronto, y la empresa que se prepara ahora para tratar los problemas de sus clientes mañana será la que esté mejor preparada para un futuro inestable.