Saltar al contenido

Cómo ayudar sin perder dinero

La mayoría de los profesionales de la contabilidad que conozco quieren ayudar a los demás. Como están centrados en el cliente, comparten abiertamente la información. Por eso, algunas personas escogen libremente su cerebro para asesorarse sin ninguna intención de pagar por la información.

Si esa ha sido tu experiencia, entonces sabes que esto crea un dilema. Una parte de ti quiere ayudar. Por otro lado, algunas personas se aprovechan de tu naturaleza generosa. Cuando eso ocurre, te preguntas cómo lidiar con esto.

Cómo ayudar sin perder dinero
Cómo ayudar sin perder dinero

Bueno, vamos a darle un nuevo giro a esto. Adelante, regala la tienda. Sólo no regale todo el centro comercial.

Los límites resuelven tu dilema.

Entonces hay algo para todos, desde gratis hasta de pago. Estableces una pauta, definiendo la información que compartes libremente y bajo qué circunstancias.

La gente seguirá buscando tu consejo gratuito. Ahora, simplemente los diriges a un recurso.

Compartir información gratuita

¿Su naturaleza generosa perjudica o ayuda a su negocio?

La respuesta es ambas. Se gana visibilidad y se construye confianza educando a los demás. Algunas de esas personas querrán contratarte. Es una estrategia de marketing fantástica.

Por otro lado, regalar demasiado generosamente, y sin límites, limita sus ingresos.

A lo largo de los años, desarrollé parámetros.

Estoy feliz de compartir información. Sin embargo, no ofrezco sesiones de “elegir mi cerebro”. Como mi experiencia es mi mayor valor, elijo cuándo y cómo compartir libremente lo que sé.

Mi estrategia de compartir el contenido incluye:

  • Entradas del blog
  • Ebooks
  • Contribuyendo a artículos en sitios específicos como AccountingWEB
  • Videos
  • Entrevistas
  • Webinars
  • Hablando, en persona y virtualmente
  • Sesiones de estrategia

Comparto intencionadamente información de alto valor, incluyendo consejos y estrategias accionables.

Aparte de las sesiones de estrategia, estos recursos optimizan mi tiempo. O se aprovecha, como hablar en conferencias, o mi contenido es pasivo. Yo creo el video o el artículo. Luego, puedes acceder a él cuando te convenga.

Únete a nuestra lista de correo

Introduzca su dirección de correo electrónico para suscribirse a nuestro boletín de noticias y recibir lo mejor de AccountingWEB cada semana. Introduzca su dirección de correo electrónico *Entre la dirección de correo electrónicoInscríbase

Tres tipos de personas buscan tu información gratuita:

  1. Hazlo tú mismo (DIY): Después de aprender lo que necesita, arregla sus propias cosas.
  2. Wannabe DIY: Empieza a hacer el trabajo ella misma. Eventualmente, se atasca o pierde el interés. Tengan paciencia. Eventualmente ella se pone en contacto contigo para terminar lo que empezó.
  3. Hecho para ti: Este cliente valora el tiempo sobre el dinero. Quiere tu solución, pero no quiere hacerlo ella misma. Es su naturaleza contratar a otros. Por eso, está dispuesta a pagar por tus servicios.

El bricolaje también se ha convertido en cliente, especialmente cuando no tiene suficiente tiempo libre para hacerlo ella misma. O, ahora puede permitirse el lujo de contratarte.

El problema de la gente-placer

Decidir cómo compartir libremente sus conocimientos difiere de hacer un trabajo sin pago alguno.

Durante las conversaciones oiré: “Loren, doy un trabajo gratis porque no sé cómo cobrarlo”.

¿Cuál ha sido su experiencia?

  1. Tus ingresos se ven afectados cuando trabajas constantemente de forma gratuita.

    1. No estás seguro de cómo cobrar por algunas tareas.
    2. No querrás que tus clientes se queden con los centavos.
    3. Cuando los clientes te piden cosas fuera de tu acuerdo de trabajo te olvidas de discutir una orden de cambio.
  2. Su frustración y resentimiento aumenta. ¿Alguna vez trabajó gratis antes de convertirse en cliente y luego descubrió que contrató a alguien más? O, simpatizaste con su situación actual. Y más tarde vio fotos en Facebook de su reciente viaje a Hawaii.
  3. Autocrítica. Algunos clientes se aprovechan de sus servicios y no aprecian realmente su ayuda. Como no hay límites, se aprovechan de tu generosidad.
  4. El agotamiento y el agotamiento te agotan. Naturalmente compartes y das. Últimamente has empezado a cuestionar tu generosidad.

Afortunadamente, existe una solución. Adelante y continúe compartiendo su experiencia. Simplemente modifique la forma de compartir su contenido. Cree directrices sobre dónde y cómo.

Cuando educas estratégicamente a los demás, entonces todos se benefician.

Tú ganas:

  • Visibilidad: El contenido, especialmente en línea, hace más fácil que la gente te encuentre.
  • Credibilidad: Compartir libremente los recursos y la información crea confianza y autoridad, incluso antes de que alguien se acerque a ti.
  • Rentabilidad: Debido a la Internet, la gente a menudo investiga sus opciones primero. Con eso en mente, crea contenidos que discutan los problemas específicos que experimentan tus clientes y compartan la solución. Algunas de esas personas que leen su información gratuita eventualmente contratarán a su empresa de contabilidad.

Sí, continúe dando generosamente su información. A lo largo del camino, eduque a la gente sobre los servicios de su firma.

Su valor más alto

El valor personal influye en todas las decisiones relativas a su negocio. Otros son más propensos a reconocer su valor total, cuando se valoran a sí mismos primero. Como resultado, su autoestima afecta directamente a su práctica contable.

Aunque no estés tan seguro como te gustaría, es posible desarrollar confianza con el tiempo. Entonces, al conectar con tu valor, atraes a clientes que te aprecian y respetan.

  • Empieza con la Conciencia: Su experiencia incluye los conocimientos y atajos que desarrolló con el tiempo. Lo que sabes, y lo que procesas, es tu activo más valioso. Tus clientes se benefician de tu experiencia. Tómese un momento para enumerar los cinco beneficios más valiosos que sus clientes reciben cuando lo contratan.
  • Crea tus límites: Decide cómo compartir libremente tu información. ¿Alguna vez te reuniste con alguien para tomar un café y le pediste que te quitara el cerebro sin siquiera molestarse en pagar tu café con leche? O, ¿revisó los libros de los dueños de un negocio sin cobrar? Si estas cosas te irritan, entonces establece algunas pautas para resolver esto.
  • Define tu sistema: Este movimiento avanzado, que enseño a mis clientes, resuelve tu problema. Cuando te reúnas con clientes potenciales, haz grandes preguntas. Esto transforma tu consulta en una conversación de valor. Piensa en el niño de 2 años que es curioso, preguntando persistentemente “¿por qué?” Sus preguntas ofrecen una visión de su desafío actual. Haciendo estas preguntas específicas, ella naturalmente preguntará cómo trabajar con usted. Con este enfoque, usted inscribe nuevos clientes sin ser nunca vendedor.
  • Habla menos y escucha más: Compartir demasiada información causa agobio. Como resultado, ella pospone la decisión de contratar a su empresa. En lugar de contarlo, empieza a preguntar. Convierte tus consultas en conversaciones de valor donde haces grandes preguntas, y luego escucha sus respuestas.

Haz una prueba con la conversación de valores. Luego, fíjese en cómo transforman sus consultas. Aprendes mucho haciendo grandes preguntas. Si no te gusta la parte de las ventas, entonces esta es tu solución ideal.

Recuerde:No permitas que los clientes potenciales te saquen el cerebro durante las sesiones de estrategia. No es el momento ni el lugar. Dirige la conversación con preguntas específicas sobre sus circunstancias.

Artículos relacionados

Ayudar a sus clientes a sobrevivir financieramente a COVID-19

Mejores prácticas para el trabajo a distancia