Saltar al contenido

Cinco tareas que el Community Manager de la empresa no debe realizar

El community manager es uno de estos nuevos puestos de trabajo que han llegado a las empresas con la explosión de popularidad de las redes sociales. La definición de sus tareas no ha estado del todo clara para muchas empresas, que han llegado a requerir una especie de navaja suiza de las redes sociales. Por eso hoy vamos a intentar delimitar cinco tareas que el community manager de la empresa no debe realizar .

Es cierto que en las empresas pequeñas todos acaban por hacer un poco de todo, pero que se busque a un profesional polifacético no implica que sean parte de las tareas inherentes a su puesto de trabajo. Son trabajos que complementan el perfil de este trabajador, que de otra manera quizás no tendría el número de horas suficientes como para estar una jornada completa.

Un community manager no define la política corporativa de la empresa, sino que se encarga de trasladar esta misma a las redes sociales. El no decide cual es la línea a seguir, no redacta notas informativas para los medios, ni es un jefe de prensa, una labor que muchas veces se confunde al asumir desde este departamento de prensa las labores de gestión de las redes sociales.

Un community manager no es un SEO. Puede y debe tener conocimientos en este campo, pero el posicionamiento de los contenidos que se crean en la web de la empresa no es su campo, y si queremos tener buenos resultados necesitamos un profesional especializado en el mismo. Otra cosa es que acabe por ser el que más sabe de la empresa de esta cuestión.

Un community manager no es el departamento de help-desk. Si recibe alguna queja de los usuarios, tendrá que escalarla al departamento adecuado, y después encargarse de transmitir la respuesta a través de las redes sociales. Aquí se mantiene como un canal más de comunicación, pero no necesariamente tiene que dar la respuesta el mismo.

Un community manager no es un diseñador gráfico que se encargue de mejorar la estructura de la web, crear un logo, una página de aterrizaje para una campaña de anuncios en buscadores o publicidad para repartir en los buzones. Necesita conocimientos de diseño para crear contenidos que resulten atractivos para los usuarios, pero no al nivel de ser el responsable de la imagen corporativa de la empresa.

Para finalizar, un community manager no tiene que vender en las redes sociales, sino generar la confianza necesaria en los consumidores para que se produzca esta venta. Este matiz es importante tenerlo en cuenta a la hora de evaluar el trabajo de nuestro community manager.

Como hemos comentado, en las empresas más pequeñas muchas veces se asumen distintas tareas y el community manager puede asumir muchas más de las que le corresponderían a su puesto, acabando por ser un poco el cajón desastre donde todo lo que tenga que ver con Internet y nadie sepa exactamente como hacerlo acabe en el ámbito de sus responsabilidades.