Saltar al contenido

Cinco mitos que sus clientes deben superar cuando se mueven a la nube

Un número cada vez mayor de propietarios de pequeñas empresas tienen la cabeza “en la nube”, se den cuenta o no. Desde la banca móvil hasta la transmisión de música, la vida de las personas está siendo dirigida por la tecnología de la nube. Sin embargo, ante la decisión de trasladar la contabilidad a la nube, no todos los propietarios de empresas se entusiasman.

Muchos siguen siendo reacios a aceptar la promesa de actualizaciones instantáneas de software y de colaboración en línea en cualquier momento y lugar con socios financieros, incluidos los contables. En cambio, ven sus datos confidenciales, su trabajo duro y su medio de vida flotando en algún éter digital, vulnerables a cualquiera que pase por allí.

Cinco mitos que sus clientes deben superar cuando se mueven a la nube
Cinco mitos que sus clientes deben superar cuando se mueven a la nube

Una encuesta de Wakefield Research realizada a más de 1.000 estadounidenses hace unos años mostró que no sólo muchos consumidores seguían teniendo dudas sobre el concepto de nube en su conjunto, sino que el 51 por ciento creía realmente que el clima tormentoso podía interferir con la computación en nube, y el 97 por ciento percibía los servicios de nube como una visión futurista.

Como hemos hablado en artículos anteriores, tales conceptos erróneos no podrían estar más lejos de la verdad. Pero, lamentablemente, siguen desalentando a muchos pequeños empresarios a aprovechar todo lo que la computación en nube tiene para ofrecer, incluyendo sus valiosos servicios de contabilidad en línea.

A continuación se presentan los mitos más persistentes sobre la computación en nube que deben superar los clientes al pasar a los negocios basados en la nube, así como algunos pensamientos para volverlos a la realidad:

 

Mito: La nube es sólo la última moda tecnológica.

La realidad: Sus clientes probablemente no se dan cuenta de esto (pocos de nosotros lo hacemos), pero los tecnólogos han estado expandiendo, mejorando y utilizando las plataformas de computación en nube desde los años 90. Así es. La computación en nube ha existido por más de 25 años. Pero sólo ha sido en la última década o así que ha cogido un viento de cola y ha comenzado a afectar a las empresas de manera enorme. Lo más notable es que la computación en la nube casi ha eliminado la disponibilidad de software empresarial de escritorio. Esto significa que los proveedores de software no proporcionarán servicio y soporte para las hojas de cálculo de escritorio o aplicaciones de procesamiento de textos en unos pocos años.  Serán obsoletos. Eventualmente, todo estará en la nube. Créeme, esto no es una moda pasajera.

Mito: Las pequeñas empresas no hacen computación en la nube.

La realidad: No mires ahora, pero es probable que tus clientes de pequeñas empresas hayan estado inadvertidamente en la nube por más tiempo que algunas grandes empresas. Si dudan de esto, tal vez quieras señalar que esas útiles aplicaciones que han estado usando para ejecutar sus empresas -Gmail, AdWords, AdSense, LinkedIn, Evernote, Skype y OneDrive- son todos ejemplos de servicios en la nube. Luego sonría y pregunte si esos servicios están ayudando o causando estragos en su negocio.

También puede que quieras compartir el hecho de que más pequeñas empresas están aprovechando la nube para mejorar sus servicios y operaciones. Dos años después del estudio de consumidores que mencioné anteriormente, Wakefield Research llevó a cabo otro estudio relacionado con 500 propietarios de pequeñas empresas e informó que el 62 por ciento de ellos utilizan alguna forma de servicios de computación en la nube, y 95 de esos encuestados vieron beneficios como resultado. De hecho, el 34 por ciento de esos usuarios dijo que la nube dio lugar a un ahorro de costes, lo que nos lleva a nuestro siguiente mito.

Mito: La computación en nube es demasiado cara para mi pequeña empresa.

La realidad: La mayoría de los proveedores de servicios de computación en nube entienden que no hay una solución de nube de talla única para todos los negocios. Así que, mientras afronta este mito, aquí tiene la oportunidad de informar a sus clientes de que algunas empresas ahora ofrecen una variedad de planes de precios para adaptarse a las necesidades particulares de las pequeñas empresas.

Aparte de eso, cualquier servicio basado en la nube que valga la pena incluye todos los extras operacionales por los que normalmente estarías gastando dinero para manejarlo en el terreno. El mantenimiento del sistema, las actualizaciones, los protocolos de respaldo, el hardware adicional y las correcciones de errores, así como los profesionales de TI que apoyan y orquestan todo son típicamente parte de un paquete de servicio completo. Eso significa que no hay dolores de cabeza, molestias, sudor o, lo que es más importante, costos adicionales de su parte. 

Mito: Mis datos financieros no están seguros en la nube.

La realidad: Es comprensible que su cliente de la pequeña empresa esté nervioso por compartir o mantener datos financieros privados en la nube. Diablos, muchas grandes empresas tienen las mismas preocupaciones. Pero la seguridad es crucial para el éxito de cualquier proveedor de servicios en la nube, e invierten mucho en fuertes medidas de seguridad para mantener sus datos seguros.

Algunas empresas de software de contabilidad en la nube, por ejemplo, tienen sus propios “hackers de sombrero blanco” en su plantilla para hurgar, pinchar y penetrar constantemente en las aplicaciones de prueba para detectar vulnerabilidades. Incluso emplean equipos dedicados de expertos en seguridad que se especializan en la computación en nube. Disponen de procesos para asegurarse de que cumplen las normas internacionales y nacionales de reglamentación y de la industria. Y, por supuesto, proporcionan actualizaciones de seguridad regulares para su software.

Mito: Si hago la transición a la nube, perderé el control sobre mis datos.

La realidad: Lo opuesto es verdad. Con la computación en nube, las pequeñas empresas tienen más control sobre quién puede acceder a sus datos financieros.

Por ejemplo, si usted y su cliente de pequeña empresa deciden colaborar en los libros utilizando un software de contabilidad en la nube, su cliente establece los permisos de quién puede acceder a esos registros. Sólo ellos conceden acceso a los socios comerciales, a los contables internos y a los administradores. Si acaso, la computación en nube le da más poder a las pequeñas empresas – al permitirles colaborar con sus socios financieros en cualquier momento, en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo conectado. Sin estar encadenados a un escritorio, cubículo o edificio de oficinas. Completamente móvil y gratuito.

Ah sí, la libertad. Todos queremos más de ella. ¿Conoces esos anuncios con los profesionales relajados que trabajan en el océano en sus portátiles mientras las olas caen pacíficamente a sus pies? Ese podría ser tu cliente. ¡Pinta ese cuadro para ellos!