Saltar al contenido

Ayuda financiera en las universidades en línea

Desde la aprobación de la Ley de reconciliación de la educación superior de 2005, se ha puesto ayuda federal a disposición de los estudiantes matriculados en programas de titulación en línea acreditados. Antes de la ley, la educación en línea se consideraba en general una forma sospechosa de obtener un título, lo que significaba que a los estudiantes inscritos en línea se les negaba el acceso a las principales fuentes de ayuda. Pero hoy en día estos programas han ganado el reconocimiento y el apoyo financiero al que tienen derecho todas las operaciones post secundarias legítimas.

Sin embargo, a pesar de esta victoria, la información errónea sobre la educación en línea sigue circulando. Y como es de esperar, los posibles estudiantes que equiparan los programas en línea con la falta de ayuda financiera descartan por completo la educación en línea.

Ayuda financiera en las universidades en línea
Ayuda financiera en las universidades en línea

En este breve informe, primero explicaremos por qué persisten los malentendidos sobre la ayuda financiera y la educación en línea. A partir de ahí, le mostraremos a usted, el futuro estudiante, cómo hacer su debida diligencia, verificando que todas las formas principales de ayuda se ofrecen en el programa de su elección.

Calificando para la ayuda

¿De dónde viene la confusión que rodea a la ayuda en línea? Los culpables que la mayoría de los educadores y oficiales de admisión señalan primero son ciertos tipos de escuelas en línea con fines de lucro llamadas “fábricas de diplomas”. Estas escuelas de baja calidad se aprovechan de los estudiantes mal informados y deseosos de obtener sus títulos de forma rápida y barata. Las fábricas estaban tan extendidas que se convirtieron en sinónimo de educación en línea en su conjunto, un estigma que ha demostrado ser difícil de eliminar.

Casi todas las fábricas de diplomas carecían (y siguen careciendo) de acreditación… el sello de aprobación de una junta educativa independiente y de buena reputación. Las escuelas sin supervisión académica otorgaban a los estudiantes títulos que, a los ojos de la comunidad académica y de la mayoría de los empleadores, eran efectivamente inútiles. Esta era una motivación suficiente para que el gobierno federal restringiera severamente el acceso de los estudiantes en línea a la ayuda; el temor era que se les cobrara demasiado a los estudiantes por títulos inadecuados y luego se les dejara con una montaña de deudas.

Pero a medida que más y más escuelas legítimas lanzaban grandes programas en línea, había suficiente actividad en línea para que el gobierno federal sintiera que podía levantar las restricciones de ayuda. ¿Y la forma más clara para el gobierno de asegurar que sólo las escuelas merecedoras recibieran ayuda? La acreditación.

La idea básica de la acreditación es que el Departamento de Educación de los Estados Unidos recurre a organismos privados de acreditación que ha reconocido como “autoridades fiables [sobre] la calidad de la educación o la formación proporcionada por las instituciones de enseñanza superior” para verificar los méritos académicos de una escuela determinada y sus programas. Una vez que estos organismos han concedido a las escuelas un título de acreditación, se añaden a la base de datos del Departamento de Educación sobre instituciones y programas postsecundarios acreditados. La inclusión en esta base de datos significa efectivamente que la escuela y sus estudiantes calificarán para solicitar ayuda federal, de nuevo, con programas en línea incluidos.

Opciones de ayuda financiera para estudiantes en línea

Una vez que hayas utilizado la base de datos de acreditación para confirmar que tu escuela y programa están de hecho acreditados por una agencia reconocida, tienes que dar un paso atrás y considerar realmente todas las opciones de ayuda a elegir. En primer lugar, proporcionamos una breve explicación de las fuentes generales responsables de distribuir la ayuda a los estudiantes, seguida de una lista de los tipos de ayuda más comunes, que, en su mayor parte, pueden obtenerse de cualquiera de las fuentes mencionadas:

Fuentes de ayuda financiera

Ayuda Federal

Como su nombre indica, esto cubre la ayuda del gobierno federal y es la fuente más común de ayuda buscada por los estudiantes. Toda la información relacionada con la ayuda federal está cubierta en el sitio del gobierno para los estudiantes: Studentaid.ed.gov. Las principales formas de ayuda ofrecidas por el gobierno son subvenciones, préstamos y trabajo-estudio. La ayuda se determina en base a la información que los estudiantes proporcionan en su solicitud de FAFSA, que es requerida por prácticamente todos los programas postsecundarios de EE.UU. para determinar la elegibilidad de ayuda general de un estudiante.

Ayuda patrocinada por el Estado

Los gobiernos estatales también ofrecen sus propias fuentes de apoyo financiero a los estudiantes; de hecho, lo mismo podría decirse de los gobiernos de los condados, ciudades y municipios. En gran parte en forma de becas y subvenciones basadas en el mérito, la ayuda estatal suele limitarse a los estudiantes con estatus de residentes en un estado determinado. Dicho esto, la elegibilidad realmente varía de un estado a otro, así que asegúrate de revisar todas las estipulaciones de tu estado de residencia, así como del estado en el que asistes a la escuela, si ambos difieren.

Ayuda patrocinada por la universidad

Las propias escuelas ofrecen su parte de recursos de ayuda, típicamente en forma de becas, subsidios, becas de investigación y trabajo de estudio. El número de estas opciones en su escuela puede muy bien depender del estatus privado o público de la escuela… algunas escuelas públicas tendrán ayudas que se superponen a las ayudas patrocinadas por el Estado. Las escuelas privadas ricas, aunque suelen ser los lugares más caros para obtener un título universitario, tienden a tener las arcas más grandes para utilizar en apoyo de sus estudiantes necesitados. Determinar las opciones de ayuda a nivel escolar es una cuestión de investigación; los estudiantes harían bien en hablar con la oficina de ayuda financiera de la escuela con antelación y, a menudo, en comprender todo lo que se ofrece.

Ayuda privada

Después de agotar el apoyo financiero de las tres categorías anteriores, es posible que descubra que todavía no puede permitirse su título. La primera opción a considerar son las organizaciones privadas que otorgan becas y subvenciones basadas en el mérito y la necesidad. Si bien estas organizaciones tendrán sus propios requisitos de elegibilidad, hay una cantidad asombrosa de tales opciones disponibles. Si usted se da cuenta de que todavía está en el anzuelo, los préstamos privados pueden convertirse en la única forma realista de pagar su educación. El problema es que los tipos de interés y las condiciones que ofrecen los prestamistas tienden a ser mucho más agresivos e implacables que los que ofrece el gobierno federal. Para muchos, esto hace que los préstamos privados sean el último recurso. A pesar de esa opinión, tales préstamos se han convertido en un accesorio de la ayuda federal, financiando la educación de millones de estudiantes y graduados.

Con las fuentes fuera del camino, identifiquemos brevemente los tipos de ayuda:

Subvenciones

Las subvenciones son ayudas no reembolsables concedidas por una organización. Normalmente requieren un mayor grado de responsabilidad por parte del receptor que, por ejemplo, las becas. Las becas a menudo requieren que los estudiantes trabajen en alguna capacidad dentro de un programa determinado y luego informar formalmente a la organización que distribuye la beca.

Becas

Las becas se refieren a estipendios o dotaciones que apoyan a los estudiantes que trabajan en un campo particular o en apoyo de un determinado esfuerzo de investigación, a menudo en apoyo de un profesor. Las becas se encuentran casi exclusivamente a nivel de graduados.

Préstamos

La fuente más común de ayuda, los préstamos se refieren a las sumas prestadas que deben ser devueltas, con intereses, de acuerdo con los términos de un acuerdo legal entre el prestamista y el prestatario.

Becas

Las becas son fuentes no reembolsables de ayuda otorgadas por organizaciones por cualquier número de razones, como la necesidad financiera, los logros académicos o la capacidad atlética. Las becas tienden a tener requisitos básicos que los estudiantes deben mantener, como el promedio de calificaciones, para seguir siendo elegibles para sus fondos.

Estudio de trabajo

El estudio del trabajo se refiere a una organización, más comúnmente el gobierno federal, que organiza oportunidades de empleo a tiempo parcial para los estudiantes, las cuales, cuando se llenan, garantizan un cierto nivel de salario, apoyando a los estudiantes durante todo el término de su programa. Los programas de trabajo-estudio tienden a estar disponibles sólo para los estudiantes en el campus para alguna parte de su programa.

¿Y ahora qué?

Ahora que los fundamentos de la ayuda financiera para usted, el estudiante en línea, se han establecido, vamos a explicar rápidamente tres grandes pasos para la ayuda financiera para los estudiantes en línea.

  1. Complete su FAFSA – Su FAFSA es el determinante final de gran parte de la ayuda que estará disponible para usted a lo largo de su educación. Es esencialmente obligatoria para cualquier estudiante interesado en la ayuda. Presta mucha atención al sitio de la FAFSA y llena a fondo tu solicitud. Cuanto antes entregue su solicitud, más tiempo tendrá para elaborar todo su paquete de ayuda financiera.
  2. Compare sus costos con la ayuda disponible – Una vez que haya recibido la última palabra del gobierno federal y cualquier otro subsidio, beca o solicitud de préstamo que haya solicitado, debe tener una comprensión definitiva de la cantidad de ayuda que va a recibir en comparación con lo que le va a costar la universidad por semestre. Si esos números difieren, debes explorar tus opciones de ayuda privada. Recuerda darte el mayor tiempo posible para calcular el total de la ayuda recibida. Cuanto más tiempo, más fácil será preparar las solicitudes para subvenciones y préstamos adicionales, lo que puede aliviar tu dependencia de los grandes préstamos privados.
  3. Acércate a tu oficina de ayuda financiera – Este paso debe ocurrir en paralelo a toda la investigación, solicitud y aceptación de ayuda que hagas. Los oficiales de ayuda financiera de una escuela son un recurso crucial, proveyéndote de la franqueza y dirección que necesitas para saber en qué te estás metiendo realmente. Ellos están bien versados en las fuentes de ayuda que existen y que son más fáciles de obtener para un estudiante como tú. Manténgase en contacto con estas personas para asegurarse de que está haciendo todo lo posible de manera oportuna y eficaz. Con la ayuda de estos oficiales de ayuda financiera, el resultado final será probablemente un excelente y completamente manejable paquete de ayuda.