Saltar al contenido

Aprovecha tu tiempo y el suyo

En España tenemos la llamada sanidad pública, que tiene sus cosas malas y sus cosas buenas, una de las malas es el poco tiempo que suelen tener los médicos por paciente causa de otra de las cosas malas, que los centros de salud siempre están saturados.


Sin embargo, aunque estas no son las mejores condiciones para una revisión o una consulta hay cosas que puedes hacer para que, a pesar de esos problemas, tu visita sea lo más productiva posible:



  • se realista y honesto: no digas ni más ni menos de lo que tienes. Hay gente que exagera sus síntomas, gente que tiene ganas de ser oida, gente a la que le da vergüenza hablar con su médico porque tiene un problema más íntimo, o gente que se cree más fuerte y no da todos los detalles. Procura no ser de ninguno de estos grupos: di lo que te pasa, de forma concreta y sincera, independientemente de lo que sea, y contesta a las preguntas que te hagan, por ridículas que te parezcan, él puede ver cosas que a ti ni se te pasen por la cabeza

  • No ocultes nada, aunque hayas hecho mal: hay veces que nos automedicamos, luego vemos que no hemos hecho bien acudimos a la consulta y mentimos o simplemente lo ocultamos, esto no sólo es perjudicial para buen diagnostico, también para nuestra salud, así que intenta ser sincero


  • Repasa tu historia médica: es muy útil sobre todo si vamos a la consulta de un especialista o sospechamos que tenemos algún problema cardiovascular o de diabetes, habla con tu familia e investiga, siempre es bueno saberlo, hay enfermedades para las que puede ser una muy buena pista

  • Controla la medicación que has tomado o tomas, lleva una especie de diario, lo mismo que de las enfermedades que has tenido, la expreción “de esos polvos vienen estos lodos” es algo que se ve mucho en medicina

  • Pésate regularmente y anota el peso también es un gran indicador sobre todo de determinadas enfermedades, cambios de peso bruscos, tanto para bajar como para subir pueden suponer determinados problemas, así que siempre es bueno tener una especie de diario donde apuntar la variación de nuestro peso, al menos una vez cada 15 días

  • Infórmate: si ya te han indicado por ejemplo que tienes diabetes infórmate en internet o en algún libro sobre el tema, así cunado vayas a la consulta podrás preguntar tus dudas concretas y entender mucho mejor los consejos que te darán

  • Si tienes problemas para recordar apunta, sé que a muchos les parecerá raro pero sobre todo la gente mayor tiene problemas para recordar todas las indicaciones, así que no pasa nada por llevar una libretita y decirle a tu médico que apunte los consejos principales o apuntarlos tú, si no siempre puedes llevar una grabadora.

  • Pregunta todo aquello que no entiendas, a veces los profesionales de la salud no se dan cuenta de que tienen un vocabulario muy diferente al de la gente de otros campos y que utilizan unas palabras que no todos entendemos, así que si no entiendes lo que te está diciendo pídele una explicación más específica, seguro que no le importa dártela