Saltar al contenido

Apple ha sido acusado de evasión de impuestos a gran escala

Apple, el gigante mundial de la tecnología, está bajo el fuego del Senado por evasión de impuestos a gran escala. El 21 de mayo, el CEO Tim Cook se presentó ante el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado para defender las prácticas fiscales de su empresa, incluyendo un acuerdo de tasa de impuesto de sociedades del 2 por ciento que logró con el gobierno irlandés en dos de sus subsidiarias.

Apple tiene varias subsidiarias en Irlanda, incluyendo servicios financieros, distribución y fabricación, y ha estado allí desde los años 80.

Apple ha sido acusado de evasión de impuestos a gran escala
Apple ha sido acusado de evasión de impuestos a gran escala

En su informe, el comité acusó a Apple de evitar el impuesto sobre los 74.000 millones de dólares de ganancias en el extranjero que se han mantenido en el extranjero en los últimos cuatro años, lo que representa el 61 por ciento de sus ganancias.

Al comparecer ante el Senado, Cook afirmó en su testimonio pre-escrito que Apple es uno de los mayores contribuyentes de los Estados Unidos, contribuyendo con 6 mil millones de dólares al Tesoro en impuestos el año pasado a una tasa de impuestos del 30,5 por ciento.

Añadió que Apple no usaba “trucos fiscales”, como mantener su propiedad intelectual en el extranjero o usar complejas estructuras de precios de transferencia.

El dinero hecho fuera de los Estados Unidos era “gravado en el mercado local”, dijo, antes de ser transferido a Apple Operations International (AOI), registrada en Irlanda pero controlada en los Estados Unidos. Debido a esto, la AOI es considerada residente fiscal tanto en los Estados Unidos como en Irlanda.

El Senado mantiene, sin embargo, que Apple es uno de los mayores evasores de impuestos de los EE.UU., esquivando unos 44.000 millones de dólares de impuestos en los últimos cuatro años.

Apple tiene una reserva de efectivo de 145.000 millones de dólares, pero el informe dice que 102.000 millones de dólares de esta cantidad se encuentran actualmente en el extranjero.

Uno de los planes de evasión de impuestos de la empresa incluía la incorporación de sus sociedades holding extranjeras en Irlanda. Los impuestos de EE.UU. se basan en el lugar donde se incorporan las empresas, mientras que Irlanda grava la empresa en función de donde se gestionan.Por lo tanto, esto permitió hacerlos “apátridas” y exentos de la necesidad de presentar una declaración de impuestos en cualquier lugar.

El gobierno irlandés también fue acusado de facilitar dicha evasión por el comité del Senado, pero se defendió, diciendo que la cuestión no era resultado del régimen fiscal del país.

Este artículo apareció por primera vez en nuestro sitio hermano en el Reino Unido.