Saltar al contenido

Alimentación en los mayores II

Debido a los cambios del organismo cuando envejecemos nuestros requerimientos nutricionales varían. Grosso modo los cambios que deberían regir nuestra dieta sonlos siguientes:

Agua: Los mayores tienen tendencia a la deshidratación debido a que el hipotálamo no funciona bien y se tiene sensación continua de sed. Se olvidan de beber el 1,5-2 litros diarios que deben. Hay qe aportar más agua para depurar el organismo, porque de lo contrario pueden ocasionarse problemas renales.

Energía: Hay descenso de las necesidades de energía con lo cual hay un descenso del metabolismo basal (disminuye la masa muscular y aumenta la grasa) y hay un descenso del ejercico físico. Por lo general la disminución suele ser de un 25-30% (descenso que debe ser progresivo y moderado). Es importante el control del peso, con la dieta e intentando mantener el máximo tiempo sible la actividad fícica, aproximadamente 30-45 minutos de ejercicio aeróbico suave.

Proteínas: Un anciano requiere más proteinas que un adulto, se recomienda 1gr por kilo al día (13-15% de las kcals totales), para así evitar la pérdida de masa muscular. Es importante que un 30-40% de las proteinas sean de origen animal (los lácteos son ideales, son suaves y no tienen problemas de masticación, también el pescado, que al tener poco tejido conectivo se digiere más fácilmente, además tienen gran cantidad de minerales, las carnes al contrario son acidificantes, lo que baja el pH de la orina y aumenta la excreción de calcio, lo que favorece la osteoporosis).

Carbohidratos: un 55-60% de la energía debe aportarse de esta forma. Más del 50% de ellos deben ser almidones (legumbres, cereales, tubérculos,…). Es importante que se disminuya la cantidad de azúcares sencillos ya que a esta edad hay una mayor resistencia a la insulina. También hay que tener en cuenta el aporte de fibra alimentaria, se recomiendan de 30 a 40 gramos al día, y así evitar el estreñimiento.

Lípidos: Un 25-30% de la energía, de los que:

Micronutrientes: Son bastante frecuentes los deficits debido a la disminución de la ingesta y también a las dificultades pra su absorción. Los más importantes a tener en cuenta: