Saltar al contenido

Alimentación en los mayores I

Para llegar a la edad avanzada… y más aún, para hacerlo bien, es importante la buena alimentación durante todas las etapas de la vida, de hecho, la alimentación está íntimamente ligada con la velocidad de envejecimiento.


Una vez ahí, además hay que tener en cuenta que las personas mayores, son las más vulnerables a la malnutrición.


Los factores condicionantes de esta malnutrición son de dos tipos:


1. Psicosociales


a. Es demasiado frecuente que las personas mayores vivan solas, lo que va a dar lugar a situaciones depresivas. Lo que produce aún mayor aislamiento.


b. Las dietas que siguen son monótonas, hay muy poca variedad, generalmente son dietas hiperglúcidicas (cereales, arroz,…) consecuencia tanto de la costumbre como de los problemas economicos (que alguien pruebe a alimentarse bien con una pensión de 400 euros).


c.Alcoholismo y abuso de medicamentos que influyen en la absorción de nutrientes, quitan el hambre,…


d. Debilidad y falta de ejercicio físico


2. Fisiológicos:


Cuando nos hacemos mayores se producen en nuestro organismo cambios fisiológicos, que deberían condicionar nuestra alimentación. Lo que era adecuado hasta ese momento, ya no lo es. Los cambios que se producen son:


a. Cambios en la composición corporal:


b. Disminución de la capacidad digestiva y absortiva: Se producen en la cvidad oral cientos problemas como en dientes, encias produciendo pérdidas de piezas dentales. Condiciona el tipo de alimento que puede consumir. Tienen llagas en la boca, les cuesta masticar bien. Hay una falta de salibación. Tambié hay un descenso de la motilidad y secreciones digestivas.


c.Alteracion del sistema cardiovascular: Descenso del gasto cadiaco en relación a la frecuencia y la fuerza de contracción. Por otra parte hay una pérdida progresiva de la elasticidad de las arterias produciendo hipertensión arterial. Está demostrado además, que las personas mayores sintetizan más colesterol.


d.Alteración del sistema respiratorio: Se produce un descenso de la capacidad respiratoria. Hay menos capacidad para el desarrollo del ejercicio físico, y un menor volumen de inspiración.


e.Alteraciones renales: Es más difícil excretar la urea, además puede disminuir la absorción en los tubos renales.


f.Alteraciones hormonales: Se alteran las hormonas sexuales, las tiorideas (por un aumento de los procesos de mineralización), lo que puede provocar tendencia a engordar.


g.Alteraciones sensoriales y del sistema nervioso: Desciende la capacidad de saborear la comida, el umbral de duce y salado aumenta. Depresiones y enfermedades degenerativas.