Saltar al contenido

Algunos tipos de cáncer aumentan el índice de divorcios

La verdad, y yo que creía que las circunstancias difíciles unían más… como dice mi madre va a resultar que soy un poco inocente. El titulo de este post es otra de las conclusiones que se han presentado el jueves pasado en la European Cancer Conference que se ha realizado en Barcelona, según la cual el que uno de los miembros de la pareja padezca cáncer de testículos o cervical aumenta el riesgo de divorcio.


Para llegar a estas conclusiones los investigadores, en este caso noruegos compararon los índices de divorcio (durante 17 años después del comienzo del estudio) de 215.000 que habían superado el cáncer con los de otras tantas parejas en las que ninguno de los dos lo padecía. A todas las parejas se las distribuyó por tipo de cáncer y edad y tras comparar los datos de forma estadística se dieron cuenta de que:



  • las mujeres con cáncer cervical de 20 años tenían un 70% más de riesgo de divorcio que las mujeres libres de cáncer,

  • las mujeres con cáncer cervical que rondaban los 60 años tenían un 19% más de riesgo de divorcio que aquellas mujeres que no padecían cáncer

  • los hombres que tenían cáncer testicular de 20 años tenían un riesgo de divorcio un 34% mayor que las parejas normales

  • porcentaje que bajaba al 16% en el caso de hombres con cáncer testicular de 60 años

Según los investigadores la razón se puede encontrar en el descenso de la actividad sexual, además de que, en el caso de el cáncer cervical el virus que hace que se desarrolle se transmite por contacto sexual, lo que hace sospechar infidelidad por parte de uno de los miembros de la pareja.


Además recalcan la importancia de la edad, y es que cuando has pasado por un cáncer de este tipo tan joven te da por hacer borrón y cuenta nueva… Eso sí, en todas estas parejas hay un alto índice de falsedad, porque el divorcio tiene lugar después de que el que tiene el cáncer ya esté libre de la enfermedad, los investigadores creen porque está socialmente poco aceptado dejar a la pareja enferma.


Noticias así quitan las ganas de casarse, la verdad.