Saltar al contenido

8 Indicadores clave de la madurez de la auditoría interna

La evaluación de la madurez de un departamento de auditoría interna ayuda a los interesados a determinar las estrategias para mejorar su desempeño y fiabilidad, según el nuevo informe de la Fundación de Investigación del Instituto de Auditores Internos, Benchmarking Internal Audit Maturity: A High-Level Look at Audit Planning and Processes Worldwide .

En el informe se examinan los principales indicadores de madurez, sobre la base de los datos y las respuestas a la encuesta de más de 14.000 personas de 166 países, de las cuales aproximadamente una cuarta parte eran directores generales de auditoría y casi la mitad eran funcionarios de departamentos.

8 Indicadores clave de la madurez de la auditoría interna
8 Indicadores clave de la madurez de la auditoría interna

Aquí hay una instantánea de los resultados de la encuesta por indicador de madurez.

1. La auditoría interna está casi totalmente alineada con el plan estratégico de la organización y es flexible al cambio. Más de la mitad (55 por ciento) de los EAC dijeron que su departamento está casi o totalmente alineado. La alineación ayuda a asegurar la sinergia con toda la organización. Cuanto más antiguo es el departamento, mayor es la probabilidad de que esté casi completamente alineado.

2. La auditoría interna se basa en la evaluación holística de los riesgos para comprender la organización a nivel micro y macro. El término “evaluación holística” significa que se hace de manera integral, en comparación con una evaluación “centrada” de los riesgos uno a uno. La primera es la que indica la madurez.

A nivel mundial, el 71 por ciento de los EAC dijeron que utilizan una evaluación integral de los riesgos, lo cual es necesario debido a la complejidad del entorno comercial actual. Un enfoque integral permite una visión más amplia de los riesgos y disminuye la posibilidad de que se pierdan riesgos si se utiliza una evaluación enfocada.

3. El personal de auditoría interna tiene una formación mixta de habilidades de auditoría tradicionales y conocimientos de la industria complementados por una competencia empresarial general, pensamiento crítico y habilidades de liderazgo. Alrededor de la mitad (53 por ciento) de los CAE dijeron que su personal tiene esa mezcla. Alrededor de un tercio (34 por ciento) indicó que su personal tiene una formación más tradicional en contabilidad y auditoría.

Esta mezcla es más común en los departamentos más antiguos. Los del sector financiero tienen un personal mucho mayor (62 por ciento) que posee la mezcla, en comparación con el 45 por ciento de las organizaciones sin fines de lucro.

4. Los programas de entrenamiento de auditoría interna están estructurados, documentados y diversificados. Un poco menos de la mitad (47 por ciento) de los CAE indicaron que sus programas cumplían con ese indicador de madurez. En el 53 por ciento, los programas no están desarrollados o lo están sólo de manera puntual.

Mucho más de la mitad (66 por ciento) de los departamentos más antiguos tienen programas de capacitación estructurados y documentados, mientras que el 33 por ciento de los departamentos más jóvenes los tienen.

Más de la mitad (56 por ciento) de los departamentos que se ajustan plenamente a las normas tienen programas de capacitación más estructurados y documentados que los que no lo hacen (27 por ciento) o se ajustan sólo parcialmente (39 por ciento).

La mayor parte de la formación se centra en las habilidades de auditoría interna, pero el 53 por ciento de los CAE dijo que su formación también incluye el desarrollo de conocimientos empresariales.

5. La auditoría interna actualiza con frecuencia las evaluaciones de riesgos para mantenerse al tanto de los acontecimientos en la organización. 6. Más de la mitad de los EAC (59 por ciento) indican que realizan evaluaciones de riesgo anuales con actualizaciones formales periódicas (36 por ciento) o evaluaciones de riesgo continuas (23 por ciento).

Los departamentos de auditoría interna más antiguos y grandes actualizan sus evaluaciones de riesgos más continuamente que los departamentos más jóvenes y pequeños. Los departamentos de las empresas que cotizan en bolsa también actualizan las evaluaciones de riesgos más que los del sector público.

6. La auditoría interna documenta y supervisa los procedimientos de auditoría para adaptarlos a los cambios. Alrededor de la mitad (54 por ciento) de los CAE dijeron que los procedimientos de su departamento están documentados en un manual y monitoreados. Por otro lado, el 17 por ciento dijo que sus procedimientos son ad hoc y no están claramente documentados, mientras que el 29 por ciento dijo que los procedimientos están documentados en un manual pero no monitoreados.

La mayoría (71%) de los departamentos que hacen rotar al personal como parte de su capacitación en materia de gestión tienen más procedimientos documentados y supervisados que los que no lo hacen (50%).

7. La auditoría interna utiliza tecnología de punta (minería de datos, análisis de datos y auditoría continua o en tiempo real). Menos de la mitad (39 por ciento) de los CAE dicen que sus departamentos utilizan tecnología apropiada o extensiva, incluyendo la minería y el análisis de datos. Alrededor de una cuarta parte (23 por ciento) dice que sólo utilizan sistemas manuales.

Cuanto más antiguos son los departamentos, mayor es el uso de la tecnología. Los de las organizaciones internacionales o multinacionales también utilizan más tecnología.

La minería de datos se utiliza en cerca de la mitad (47%) de los departamentos. Aproximadamente el mismo (45 por ciento) utiliza de forma moderada o extensiva el análisis de datos. Alrededor de un tercio (31 por ciento) dicen que utilizan la auditoría en tiempo real.

8. La auditoría interna tiene un programa de garantía y mejora de la calidad. Alrededor de un tercio (34 por ciento) de los CAE dicen que tienen un programa bien definido, incluyendo una revisión externa. La mayoría (78 por ciento) de las organizaciones financieras y del sector público combinadas tienen un programa definido de garantía y mejoramiento de la calidad.