Saltar al contenido

3 Errores de contabilidad en la industria del cannabis

A medida que la legalización siga extendiéndose en los Estados Unidos y en todo el mundo, la industria de la cannabis seguirá creciendo a velocidades vertiginosas. De hecho, se espera que el mercado mundial de cannabis legal alcance la impresionante cifra de 146.400 millones de dólares para 2025.

Además, como el dinero sigue fluyendo en todos estos nuevos negocios de cannabis, es crucial que se apliquen prácticas financieras inteligentes. Aquellos que no cumplan con las estrictas y complejas regulaciones se encontrarán con el riesgo de fuertes penalizaciones o incluso un cierre. Como resultado, los contadores conocedores tienen una gran demanda para asegurar que todas estas compañías se mantengan a flote.

3 Errores de contabilidad en la industria del cannabis3 Errores de contabilidad en la industria del cannabis

Si bien el nicho de la cannabis puede ser muy lucrativo, también puede ser difícil de navegar a veces, ya que hay muchas complejidades que los contadores no tienen que enfrentar en otros campos. Aquí están los tres principales escollos a los que hay que estar atentos.

1. Dejar que el CEO llame a todos los tiros alrededor de la contabilidad

Los negocios del cannabis requieren una contabilidad y una gestión de primera clase para navegar adecuadamente por las complejas e intrincadas reglamentaciones que los rodean. Los CEOs pueden pensar que pueden manejarlo por su cuenta y sólo contratar a un contador que no esté entrenado en la contabilidad de costos del cannabis, pero esto volverá a atormentarlos si son auditados.

La verdad es que la mayoría de los negocios de cannabis manejan mal su contabilidad. El cannabis es una de las industrias más estrictamente reguladas en los EE.UU., y las empresas deben estar listas para una auditoría en cualquier momento. Por eso es tan crucial tener profesionales de contabilidad de alta calidad que se encarguen de todas las tareas financieras complicadas, incluyendo la contabilidad de costos, las consolidaciones y los GAAP (Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados). Sin esto, la empresa podría ser fácilmente cerrada por el gobierno por no cumplir con las regulaciones locales y/o nacionales.

2. No tener herramientas y procesos financieros sólidos

Los negocios del cannabis requieren herramientas de contabilidad adecuadas que se adapten específicamente a ellos. Desafortunadamente, los programas más populares que existen simplemente no tienen las herramientas o plantillas, haciendo el proceso de contabilidad más complejo y confuso. Sin las herramientas y procesos adecuados, es fácil que las empresas cometan un error y no cumplan con las reglas de contabilidad estatales y federales, y un pequeño error podría significar un desastre para todo el negocio.

Los negocios del cannabis necesitan muchos instrumentos y procesos para mantenerse organizados y conformes, entre ellos: un plan de cuentas adecuado del cannabis, recuentos mensuales/reconcilios de inventario y recuentos diarios/reconcilios de efectivo, documentos de trabajo detallados de cierre de fin de mes, documentos y procesos de contabilidad de costos adaptados al cannabis, documentos de trabajo de asignación de costos de las declaraciones de impuestos, un sistema para recoger mensualmente el porcentaje de WIP completo, los rendimientos estimados e información sobre el ciclo completo.

El hecho de contar con estos sistemas detallados significa que será más fácil hacer un seguimiento de las finanzas, aprovechar al máximo las deducciones fiscales disponibles y, lo que es más importante, asegurar que el negocio cumpla con todas las regulaciones de la industria.

3. Pensando que el IRC 280E y el IRC 471 son códigos para “Golpear”

Mucha gente en la industria del cannabis cree que puede implementar estrategias para “vencer” las estrictas reglas y regulaciones que los negocios en este nicho deben seguir, como el IRC 280E y el IRC 471.

El IRC 280E es un reglamento federal que establece que las empresas de cannabis legales de los estados no pueden reclamar las deducciones comerciales normales como gastos administrativos, gastos de comercialización o alquiler, ya que el cannabis sigue considerándose una sustancia de la Lista 1 a nivel federal. Sin embargo, lo único que se permite deducir a estas empresas es el “costo de los bienes vendidos” (COGS), ya que el COGS forma parte de la definición imponible de la renta imponible.

Para tratar de reducir sus impuestos, los negocios en el espacio del cannabis a menudo aumentan sus COGS hasta cantidades absurdas, establecen una red de entidades relacionadas no relacionadas con el cannabis y trasladan los costos y/o tienen una división no relacionada con el cannabis de su operación que vende mercadería como camisetas. Si bien estas estrategias pueden aportar valor si son realizadas correctamente por un contador experimentado, la realidad es que la gran mayoría de las entidades de cannabis las están haciendo mal, y muchos directores generales ni siquiera son conscientes de los grandes riesgos que se corren si estas estrategias resultan contraproducentes, como ser golpeados con ingresos de doble impuesto.

En resumen, los contadores y los directores generales en la esfera del cannabis no deberían centrarse en “ganarle” al IRS, ya que la agencia conoce bien estas estrategias y ha estado tomando medidas severas contra las entidades de cannabis que tratan de evadir el pago de sus impuestos. Sin embargo, con un contador de alto nivel, las empresas pueden reducir sus impuestos y ahorrar miles de dólares cada año sin tener problemas con la ley.

Afrontémoslo: la contabilidad del cannabis es complicada, y las reglas siempre están cambiando. Este es un mercado masivamente desatendido por las grandes empresas de contabilidad, y hay una enorme necesidad de servir a esta industria correctamente – literalmente miles de millones de dólares están sobre la mesa.

Para los contadores que buscan prestar servicios a las entidades de cannabis, siempre que tengan los conocimientos suficientes para evitar estos escollos, estarán prestando un servicio inestimable a sus clientes.

Artículos relacionados

Lo que hay que saber sobre el cannabis y los impuestos

La dicotomía de la fiscalidad del cannabis