Las malas prácticas de las empresas de recobro

En nuestro país, las empresas de recobro son utilizadas desde hace muchos años, pero ha sido a partir de la crisis del ladrillo de hace casi 10 años cuando se popularizó su uso, existiendo decenas de estas empresas, con mejores o peores prácticas a la hora de realizar su cometido.

¿Quien no recuerda al mítico Cobrador del Frac? Se trata de un señor, vestido con un frac, bombín y maletín que se personaba en el domicilio o negocio del moroso para que ante la vergüenza de que todo el vecindario conociera su condición de moroso, saldara la deuda a la mayor brevedad.

Este es uno de los casos más extremos en cuanto a empresas de recobro y, aunque no tan llamativas, se siguen realizando malas prácticas por parte de estas empresas.

Las malas prácticas de las empresas de recobro

Las malas prácticas de las empresas de recobro

La primera mala práctica realizada por estas empresas es la cesión de datos de carácter personal sin la debida diligencia. Aunque la ley sí que permite a una empresa ceder los datos personales de un moroso a otra empresa para que pueda ejecutar su derecho de cobro, esta cesión debe realizarse mediante un contrato formal que garantice la custodia y no divulgación de los datos personales de los morosos; datos que no pueden hacerse públicos en ningún caso.

Una vez que la empresa de recobro dispone de los datos del deudor, muchas de ellas empiezan a realizar la vida imposible con el fin de que el moroso acabe pagando. Algunas de las malas prácticas realizadas son llamadas telefónicas muy insistentes y repetidas en el tiempo, llamadas a horas intempestivas, visitas personales a casa, etc.

Toda empresa tiene pleno derecho a ejercitar sus derechos e intentar cobrar todas las facturas pendientes por sus servicios prestados, pero cada empresa debería cuidar su imagen y disponer de un código ético que no le lleve a realizar malas prácticas a la hora de cobrar sus deudas.

Si la justicia es muy cara, además de lenta, y las empresas de recobro no son recomendables, ¿qué otras alternativas tenemos para intentar cobrar a nuestros deudores?.

Existen otras alternativas, sencillas y éticas, como el fichero de morosos online Icired. Pulse aquí si quiere saber más sobre este fichero y otras formas alternativas para cobrar sus impagos.